"Ponerte buena" no cuenta

Está bien que la mitad de tus resoluciones de año nuevo estén relacionadas con finalmente darle uso a tu pasaporte, o la promesa vacía anual de ir al gym. Una lista de resoluciones realmente no cuenta a menos que incluyas unas 2 o 3 cosas que sabes que nunca vas a cumplir. Solo enfócate en que, entre todas esas falsas promesas, incluyas resoluciones laborales.

Muchas veces no lo pensamos, pero laboralmente también deberíamos tener resoluciones que nos hagan una mejor versión de nuestros “yos” del 31 de diciembre del año pasado. Estas son las promesas que deberías hacerte para no llegar a julio odiando tu trabajo todos los días:

Evitaré ser totalmente “workaholic”

Girl, I get you. Hasta hace 24 horas estuve trabajando en 3 trabajos simultáneos. Una vez que empiezas a darte cuenta de que el día tiene 24 horas, no tienes que tomar 4 siestas al día, y que tener 3 fuentes de ingreso te garantiza poder comprar todos los delineadores que necesitas y más, te haces adicto.

Es un high súper raro en el que tu productividad te lleva a una especie de orgasmo profesional y sigues trabajando cada vez más. El problema es que no es sostenible por largos períodos de tiempo y a menos que estés trabajando por tu propia compañía, no estás haciendo mucho en pro de tu futuro.

Mi motivación va a ser algo más allá de la paga

Alguien que te diga que el dinero no es importante, es alguien que vive feliz jugando ultimate y compartiendo porros con gente que acaba de conocer tocando melódica en una camionetica. Es decir, no es de confiar y no sabe de lo que habla. El dinero es importante en esta realidad. Si quieres otra realidad, vuélvete millonario y averigua cómo hacer cambios a otro universo y/o línea temporal.

Sin embargo, el dinero no es tan importante como tu cordura y tu paz mental y emocional. Si te convences de que tienes que estar en un trabajo que odias solo porque te pagan bien, eventualmente comenzarás a sentirte miserable y además culpable por pensar en renunciar. Evita que llegue ese momento y solo aléjate de los trabajos que te llaman la atención solo porque pagan bien.

No me voy a dejar explotar “por experiencia”

Este es el año para dejar atrás a todos esos que quieran pagarte con experiencia. Y esa frase seguirá siendo verdad leas esto en el 2018 o en el 5779. Trabajar a cambio de experiencia y por poca paga es incómodo pero no el fin del mundo. Por otro lado, explotarte a cambio de experiencia y un sueldo simbólico es otra historia y tienes que acabarla.

Voy a aprender a renunciar a tiempo

Así como es necesario acabar con una relación que ya no sirve, tienes que aprender a irte de un trabajo antes de que quieras pegarte un tiro de solo pensar en ir a la oficina.

No seré una mediocre

El contexto nos afecta. Aunque quieras ser la mejor a veces es normal verte reduciendo tu rendimiento porque te encuentras en un clima de desmotivación y mediocridad constante. Tus compañeros tendrán sus razones para no mejorar, en cuanto a ti, deja de excusarte con la mediocridad de otros y comienza a hacer lo mejor que puedas.