Girl, es hora de subir tu autoestima laboral - The Amaranta

Girl, es hora de subir tu autoestima laboral

Esto es lo que deberías tener en cuenta para no subestimarte.
Author:
Publish date:
Maria-la-del-barrio

Tengo una amiga, llamémosla María Sufrida, que a pesar de su experiencia siempre acepta trabajos que parecen más bien una pasantía no remunerada.

María Sufrida es súper inteligente, tiene experiencia en campos increíblemente diversos y además es una de las personas más creativas que he conocido. Pero cuando se trata de trabajos, siempre elige la versión laboral de empatarse con un dj cuarentón de SoundCloud. En mi opinión es por algo que se ve bastante en las mujeres, una baja autoestima al momento de tomar decisiones de trabajo. Después de haber pasado la última década tratando de hacer que María Sufrida confiara más en sí misma como si fuese su madre empresarial, decidí seguir adelante y tomar el papel de la madre de un junkie, como que me gustaría que pudiese estar bien, pero ya no tengo esperanzas.

En quienes sí tengo esperanzas es en las María Sufridas en potencia que todavía no han perdido 20 años de sus vidas gracias a comportamientos llenos de inseguridad. So, esto es lo que deberías tener en cuenta para no subestimarte:

No means no

Tanto al compañero sobón como al jefe que cree que eres su asistente personal.

Al sobón porque no tienes que aceptar contacto físico no deseado solo para no ser “conflictiva”.

Al jefe porque no hay necesidad de decirle que sí a todo. De hecho, es irresponsable contigo y con tu trabajo acceder a hacer lo que sea que te pidan independientemente de si tiene que ver con tu cargo o no.

Olvídate de la virgen inocente

Esta es una de las cosas que he visto a María Sufrida hacer una y otra vez. Cada vez que llega a un trabajo nuevo le da una pena incoherente asumirse como alguien experimentada. Su razonamiento es que aceptar que sabe hacer las cosas la hace parecer creída o incluso antipática. Basta. Es totalmente ridículo no querer asumir quién eres por no incomodar a alguien que ni conoces. Basta de no querer asumir que sí sabes y de no enorgullecerte de tu experiencia.

Femsplain away

Si las opiniones de los hombres merecen ser escuchadas en todo momento aunque no estén presentando argumentos pertinentes o válidos, la tuya también. Adelante, da tu punto de vista también. Deja de ser la persona silenciosa de la esquina.

Deja de disculparte

Este punto es importante porque últimamente la gente ha asociado la “humildad” como la característica más importante que debe tener un ser humano. Y con la “humildad” viene la necesidad de disculparte por cualquier cosa.

Disculparte por dar tu opinión, disculparte por ocupar espacio, por requerir tiempo, por existir, por no existir, por hablar muy alto, o muy bajito o por no ver Game of Thrones. Y bueno, ya fue. Primero, la humildad como la vemos ahora, esa que es básicamente no poder creer que haces algo bueno jamás a menos que quieras ser un “creído”. Esa humildad es una farsa.

Discúlpate cuando hagas algo malo, no cuando estés exigiendo algo que necesitas, o cuando te haya dado fastidio ver Game of Thrones.