Cómo la CEO de Nasty Gal, Sophia Amoruso, pasó de las calles a superar la fortuna de Beyoncé - The Amaranta

Cómo la CEO de Nasty Gal pasó de las calles a superar la fortuna de Beyoncé

La no-tan-convencional historia de la mujer detrás de #GirlBoss
Author:
Publish date:
Girl Boss

Girl Boss

Sophia Amoruso es la fundadora de la tienda online con el crecimiento más acelerado de Estados Unidos: Nasty Gal. O mejor conocida como autora del libro Girl Boss, una guía numerada para alcanzar el éxito tanto personal como profesional.

Su primer encuentro con la venta online fue casi por accidente. Después de una lista interminable de trabajos que no le gustaron, decidió darle oportunidad al auge 2.0 y se unió a eBay. Admitió más tarde en su autobiografía que su primera venta fue un libro robado. Y aunque sabemos que su trayectoria profesional está lejos de ser perfecta, hay que estar ciego para no admirar la capacidad de Sophia para salir de las sombras y crearse un nombre por sí sola, y no reservarse los eventos específicos (no tan memorables) que la llevaron a convertirse en la única millennial en figurar en la lista de mujeres más ricas de Forbes.

Antes de los 20 años, Amoruso no tenía ni idea de su talento para las ventas. Parte porque su estilo de vida se resumía en buscar comida en basureros y en viajes a la cárcel que funcionaron como señal de alarma. El negocio de ropa vintage online la encontró a ella en una etapa oscura, pero después de una discusión por “exagerar los precios” de las prendas y salir de eBay, comprar el dominio de una página porno parecía justo lo que debía hacer.

NastyGal.com nace como un website de moda de segunda mano, hasta que llegó al radar de inversionistas millonarios que convirtieron su proyecto en algo tangible.

Nasty Gal

Nasty Gal

“Creo que la marca es para chicas que se visten para ellas mismas y no para los demás. No se trata de tener lo más nuevo, lo perfecto, sino de mezclar lo bajo con lo alto”.

Aunque sus primeras modelos solo obtenían una hamburguesa de Burger King como pago, Sophia se las arregló para contratar a una empleada después de abrir el portar, que en la actualidad es su jefe de ventas. Poco a poco, las ventas, los empleados y la demanda subieron exponencialmente. Nasty Gal dejó atrás los conjuntos vintage que Amoruso encontraba en ferias, y le abrió las puertas a marcas como Jeffrey Campbell para que vendiera sus zapatos, hasta que pudo incluir colecciones de ropa que ella misma había creado.

Para una pésima estudiante, que dejó la universidad y no contaba con padres adinerados para respaldar su sueño, Amoruso se convirtió en la dueña de un pequeño imperio. Ahora con más de trescientos empleados, oficinas, y una fortuna de $280 millones, que sobrepasa la de Beyoncé, Sophia Amoruso le cedió el cargo de CEO a su mano derecha Sheree Waterson, no sin antes aclarar que su participación en la tienda sigue siendo la misma, solo que no quiere la presión de un título cuando su principal misión es encargarse de la parte creativa y el marketing de su compañía.

“El mundo te dice: ve a la escuela, saca buenas notas. Ve a la universidad, sa­ca buenas notas. Consigue tu pri­mer trabajo y, después, uno mejor. Eso funciona para mucha, mucha gente, pero nada de eso funcionó para mí. Lo intenté, pero no podía encontrar la recompensa y creo que hay mucha gente a la que le pasa lo mismo, que está viviendo esa frustración. Para mí, la res­puesta fue preguntarme: ‘¿dónde encajo yo?’ y ‘¿qué quiero hacer con mi vida?’”.