Porque en esta Venezuela todos deberíamos recibir mesada

Nosotros, como generación responsable del estado mental de un país, como personas a quienes les robaron su juventud en estado de normalidad, y como futuros profesionales, nos ha tocado sobrellevar una de las épocas más complicadas de esta Venezuela.

Sin aclarar qué generación sufre más en este momento crítico del país, nos identificamos, al igual que todos los venezolanos pensantes, en una situación de vida paupérrima donde más que trabajar para progresar y vivir en normalidad, hacemos lo imposible para ganarnos unos churupitos y poder sobrevivir.

Ya sea a cuesta de nuestros padres o por nuestro trabajo propio, cualquier ingreso en este país, valorado en la moneda venezolana, no vale nada. Absolutamente nada. Es ahí donde nosotros jóvenes incomprendidos de este nuevo milenio víctimas del comunismo, salimos completamente fregados, ya que te comparas con tu mejor amigo que tiene tres años viviendo en los Estados Unidos, y se acaba de comprar su primer carro y automáticamente te dan ganas de llorar. Mientras tú, no te has graduado todavía, tienes dos trabajos y la quincena solo te alcanza para una ronda de birras en los chinos.

Por lo que ocurre el escenario de que, para buscar entretenimiento y no morir a causa del Socialismo del siglo XXI, a veces nos toca acudir a papi y mami con cara de lástima para por lo menos costear la ida al cine un sábado por la tarde. Es por esto que, nosotras jóvenes miserables que también ganamos un micro salario, decidimos realizar una serie de escenarios posibles y socialmente aceptados, para pedirle plata a tus papás cuando tienes más de 23 años.

Leer más: Los Miserials: ‘A tu edad ya tenía cuatro postgrados tres hijos y dos carros’

Cuando necesitas comprar cualquier cosa para la universidad

Esto no se discute. Así sea la copia de un cuaderno, si son gastos necesarios para el desempeño académico y obtener un título universitario, usted se pone malcriado y obliga a sus respectivos padres a que se hagan responsables de estos gastos. Sobre todo si estás estudiando Comunicación Social por obligación ya que Diseño Gráfico “no es una carrera universitaria”.

Cuando es un detalle, regalo para un novio - novia

Porque no podemos dejar que estos momentos especiales sean opacados por el comunismo. Eso sí, no le vayas a decir a tu novia que esas flores preciosas las pagaste con la tarjeta de tu papi, ya que no tienes ni para el estacionamiento del carro.

Cuando le debes plata a alguien que no es tan cercano

Porque no hay nada más feo que ser mala paga.

Cuando tienes más de dos semanas lavándote la cara solo con agua, porque el desmaquillante está carísimo

Porque ya tienes acné y es asqueroso.

Cuando estás organizando un viaje a la playa

Al menos que este viaje sea todos los fines de semana, si estás planeando una ida a la playa con tus amigos porque trabajas como un animal y por fin te dieron vacaciones, está bien que le pidas dinero a tus padres, ya que con tu sueldo no te pagas ni el café que te vas a tomar en el aeropuerto.

Cuando es para consumir bebidas alcohólicas

Pero por supuesto no le puedes decir a tu mamá que esa plata es para comprar ron. Usted, niña que trabaja y quiere despejar la mente tomándose unos tragos y tiene la cuenta bancaria seca, le dice a su representante que ese dinero es para colaborar con una labor social de la universidad. Sonará cruel, pero si lo ves con otros ojos, contribuir para tomarse unos rones en este país comunista sí podría considerarse caridad.