Cómo puedes usar el “secreto para el éxito” de Oprah Winfrey en la vida real

Cómo puedes usar el “secreto para el éxito” de Oprah Winfrey en la vida real

Cuando Oprah Winfrey pronunció el discurso de apertura para los graduandos del Smith College, lo menos que esperábamos era que resumiera su vida de éxitos en apenas 10 minutos. Mucho menos, que llegara queriéndonos revelar el secreto detrás del éxito de su carrera.

Que según sus palabras, no es regalarle cosas a cualquier ser humano que se cruce en su camino. 

Su disposición para ofrecernos la receta que la puso en el puesto número tres de la lista de mujeres más ricas por sus propios méritos de Forbes, con nada más y nada menos que tres mil millones en su cuenta bancaria, ocasionó que la mitad del mundo se congelara y la otra parte esperara con lápiz y papel para entender a qué se refería exactamente con “secreto para el éxito”.

Entre anécdotas y lecciones, Oprah explicó que todo se encontraba en “el poder del servicio”; aunque ya nos tenía rodando los ojos porque, evidentemente no podemos ofrecer los mismos servicios que ella, el resto de su discurso nos aclaró que la clave no es lo que nosotros pensamos que significa “servir a los demás”. Es decir, nada de regalar nuevos modelos de carro o apartamentos gratis.

Sino que más bien, crear un matrimonio coherente entre lo que pretendes hacer y para lo que eres bueno. Una vez que eres consciente de eso, puedes “hacer lo que está al servicio de otros”.

En pocas palabras, Oprah está hablando de auto-descubrimiento como una fórmula para servirle a un nicho que se acopla con lo que puedes ofrecer.

“Lo que he aprendido es que cuando creas tu trabajo y tu vida basados ​​en una intención de servir con propósito, tendrás una vida bendecida (…) Cambia el paradigma al servicio y las recompensas vendrán”

Asimismo, todo radica en una sola pregunta: ¿Cómo puedo ser utilizado?

Mentimos, son varias preguntas. En realidad, para traducir la primera debemos tomar en cuenta: ¿cuáles son los talentos únicos que tengo para ofrecer? y ¿qué estoy específicamente destinado a hacer?

Ya que no somos Oprah Winfrey y necesitamos traducir esta revelación a un nivel más cotidiano, resumimos los pasos para aplicar “el mayor secreto de su vida” en nuestro día a día sin tres mil millones de dólares en nuestra cuenta bancaria.

Paso 1: Intención

Tienes que creer que estás haciendo algo significativo para hacer algo significativo. Así sea servir cafés y limpiar mesas, tus acciones deben estar respaldadas por un “por qué” que te impulse a dar lo mejor. Si no lo tienes, invéntatelo.

Paso 2: Característica diferenciadora

Además de tener un por qué, debes encontrar un talento o cualidad única en ti, que sea suficiente para invertir todo tu ser en “servicio” de tus metas, ergo, en servicio de las personas que necesitan de tu característica diferenciadora.

Paso 3: Instinto

“No hay nada más poderoso que tu personalidad” dijo Oprah, y todos sabemos que fue su personalidad lo que la llevó a convertirse en lo que es hoy en día. Razón por la cual, aconseja que uses tu propia personalidad para seguir tu instinto. Escucha tus voces internas y apuesta por ti.

Paso 4: Prioridades

En tu lista de prioridades, la primera debes ser tú. Si te pones a ti misma de última y “te quemas”, no tendrás nada para los demás. Incluye más rutinas de autocuidado en tu agenda.

Paso 5: Sirve

Una vez que has completado todo, es que verdaderamente estarás dispuesta a aportar algo y entenderás el “servicio” del que Oprah tanto habla. Ya sea con tu jefe, compañero de trabajo o cliente, ya puedes dar algo a cambio y servir a costas de tus habilidades.

Aunque solo se necesitaron 10 minutos de Oprah para deducir los pasos importantes hacia el éxito, Winfrey anunció hace poco que su gira de graduación seguirá en primavera con seis discursos más. Saquen papel y lápiz que Oprah todavía tiene mucho que enseñarnos.