Porque entiendes la importancia del sueño.

Cuando se trata de rutinas de trabajo, todo el mundo siempre tiene un súper truco que juran totalmente que funciona porque es lo que hace el amigo de un amigo que trabaja en Google.

La cuestión es que, a menos que solo estés siguiendo la idea general de la rutina, probablemente no te sirva de mucho. De nada te funciona seguir ciegamente la rutina de alguien más porque casi nunca toman en cuenta lo más importante en cuanto a productividad:

Conseguir tu propio horario: contrario a lo que dicen las mamás cuando estás en bachillerato, no todo el mundo está hecho para despertarse temprano, y eso no va a hacer que mueras siendo un indigente debajo de un puente.

Hay gente que tiene picos de productividad temprano en la mañana, otros en las tardes, y algunos a las 3 de la mañana mientras todos los demás duermen. Descubre cuál es el tuyo porque si tu pico es a las 8:00 p.m. de nada te va a servir despertarte a las 5:00 a.m. y tratar de hacer todo lo más temprano posible.

Tomar en cuenta porqué lo estás haciendo: si Elon Musk trabaja 200 horas al día (y ya vamos a hablar más específicamente de él), es porque está haciendo dinero para él mismo. No es igual a que tú trabajes 200 horas por la compañía de otra persona.

Ten en cuenta tu motivación, si la razón de tu autoexplote es conseguir dinero para un fin específico, adelante. Pero si es para ser “híper productivo” para alguien más, estás a 2 meses de un burnout.

Sustentabilidad: no puedes pasar toda tu vida durmiendo 3 horas diarias y trabajando 21 horas seguidas mientras comes media lata de atún y 15 tazas de café. No es sostenible a lo largo del tiempo. Tu productividad va a bajar inevitablemente.

Por eso, la mayoría de las “rutinas de famosos” que andan dando vueltas por ahí, no sirven. En especial estas 3:

La del patán favorito de todos los que no aceptan que son patanes

Cada cierto tiempo alguien comparte un artículo de la rutina de Elon Musk. Como todo lo que hace, Musk, se ve completamente irreal y dudas ligeramente de que de verdad la está haciendo:

Duerme 6 horas al día y se despierta a las 7:00 a.m. Lo primero que hace es revisar correos importantes y tomar café. Luego toma una ducha y va al trabajo. Frecuentemente está “demasiado ocupado para desayunar”. Cuando llega a la oficina divide su tiempo en actividades de 5 minutos, todas relacionadas con ingeniería o diseño. No atiende llamadas, usa un email híper privado para evitar spam y además almuerza durante reuniones y nunca tarda más de 5 minutos. A la 1:00 a.m. se va a dormir. En promedio, trabaja entre 85 y 100 horas a la semana.

Visto en frío, sin lentes de fangirl, estar “demasiado ocupado” como para desayunar, no huele a “híper productividad” sino a alguien que no sabe delegar, o está manejando metas irreales, o no tiene un balance saludable entre vida personal y vida laboral, o, y en esta apostaría dinero, está tratando de venderle una cultura de overworking a sus trabajadores para normalizar el trabajar horas extras.

Por qué no deberías seguirlo: porque es demente e irreal. Buena suerte trabajando 100 horas a la semana por una empresa que no es tuya y evitando un burnout.

La del futuro dueño del mundo

Mark Zuckerberg, creador oficial del uniforme de “startuppero”, es mucho menos ridículo que Elon Musk y sus 2 segundos anuales de descanso, pero sigue siendo difícil de recrear:

Despierta entre 7:00 a.m y 8:00 a.m. Lo primero que hace es ver su celular y revisar qué está pasando en el mundo, luego sale a correr. Zuckerberg evita perder tiempo en decisiones lo más que pueda, por eso siempre usa su franela gris sus jeans y desayuna lo que sea que esté disponible. Después va a trabajar al menos unas 10 horas diarias. Semanalmente eso se traduce en 50-60 horas a la semana, pero hay rumores de que muchas veces se ha quedado hablando con sus empleados hasta las 6:00 a.m.

Mark es muchísimo más saludable que Elon Musk. Y como alguien que trabaja en uniforme oficial de shorts de pijama y franela rota 3 de los 5 días de la semana, me agrada que no le preste atención a cosas molestas como “ropa de trabajo”, aun cuando su franela gris seguro cuesta más que mi carro.

Porqué no deberías seguirlo: porque no eres el dueño de Facebook. Lo más probable es que si dejas que tu desayuno sea “cualquier cosa” termines tomando café viejo y comiendo una galleta de soda. Además quedarte trabajando hasta las 6:00 a.m. solo beneficia a tu jefe lo cual no es mucho a menos que te vaya a ofrecer shares de la empresa por tu esfuerzo.

La del sitio preferido de Donald Trump

Jack Dorsey, fundador de Twitter, en algún momento de su vida decidió que podía ser CEO de Twitter y aún así fundar otra compañía en paralelo.

Jack se despierta a las 5:00 a.m. para meditar durante media hora y hacer ejercicio durante unos 30 minutos más, luego desayuna y empieza sus días temáticos. Dorsey estaba haciendo dos trabajos a tiempo completo, 8 horas cada uno, por lo que optó por hacer lo mismo en los dos trabajos cada día. Por ejemplo, los lunes eran de administración en ambas empresas, los martes para organización y crecimiento, los miércoles de creación de productos, and so on. Se acuesta a dormir a las 11:00 p.m.

Por qué no deberías seguirlo: de hecho, los días temáticos no son una mala idea siempre y cuando tengas suficiente autonomía en tu trabajo como para hacerlo. De resto, nada es sostenible. De hecho, el mismo Jack Dorsey lo dijo. Dormir es necesario, gente. Let’s get to it.