Razones por las que tal vez tus compañeros te quieren dar una cachetada

Y tú no tenías ni idea.
Author:
Publish date:
the office

“¿Cuál es la obsesión con las cachetadas?”, te estarás preguntando. Antes de que vaya al grano, esto de dar cachetadas no viene de las novelas exageradas latinas ni mucho menos del “Slap Bet” de How I Met Your Mother. Es un método de impartir un castigo a quien la merece y divina paz psicológica al que la da. Debería estar en un contrato laboral y todo para cualquiera que cause disturbios en la serenidad laboral.

Dicho esto, imaginaremos todas esas malas pasadas que cualquiera puede pecar de hacer. Es natural pero no debe ser perdonado más de un par de veces porque parte de tener un trabajo que te guste, es reducir considerablemente la cantidad de compañeros a los que les quieres dar una cachetada o simplemente una patada al borde del abismo. Dreamy.

Es por eso que procederemos a decirte lo que haces frecuentemente que te pueda convertir en esa víctima, para que nadie de tu trabajo se tenga que hacer daño en la mano contigo.

No compartes comida ni ofreces café

¿Qué tipo de monstruo hace esto? Siempre odié la gente que se va por los extremos y más cuando se trata de algo tan especial como la comida. No estás obligado a dar a todos y de todo, pero decir “no” a cada rato te hace un asshole en potencia.

La regla es: si compartes, la gente compartirá contigo. Resultado: Todos felices, de lo contrario te toca cachetada.

Compartes de más

Una cosa es no compartir ni los Flips, y otra cosa es echar los cuentos desde que la vida te saludó hasta lo que pensaste cada segundo de los últimos dos días. Tus compañeros quieren gritarte BASTA hasta que quedes sorda y si Dios quiere, muda también. 

Así que aprende el arte de la discreción si quieres sobrevivir al mundo laboral con la mejilla color piel y no piel de tomate.

Interrumpes a cada rato lo que alguien está diciendo

Durante una reunión de trabajo es bellísimo ver como gente comparte sus ideas sin que venga un desgraciado a interrumpir a un pobre ser que está inspirado hablando de algo. LA ÚNICA EXCUSA que te exime de una cachetada es el hecho de que aparezca momentáneamente algún bicho o animal gigante que amenace la vida de los presentes.

Si no pasa eso, cualquiera tiene el derecho de cachetearte.

Niegas dar la cola a lo San Pedro

Cuando niegas darle a alguien la cola más de tres veces, mientras todos sabes que sí puedes y que te queda de camino, te mereces la master slap. No hay nada peor que andar buscando una forma de irte y no tener alternativas viables más que un compañero o un amigo.

Y más que una cachetada, el karma se encargará de ponerte en el mismo lugar como castigo.

No le dejas otra opción a tu compañero que hacer tu trabajo

Eso entra en los top 10 de las peores cosas que te pueden pasar en el mundo laboral o universitario: estar encadenada a alguien que no cumple deadlines y más que no cumplirlos, se desaparece para dejarte el muerto a ti. 

Imaginas todas las formas posibles de asesinato y sin ningún arrepentimiento. Ninguna excusa es aceptable y te hace un merecedor digno y justo para una cachetada que la sientan hasta tus ancestros.

Acaparas el baño 24/7

Ir al baño con una regularidad aceptable es lo ideal, pero una persona que se encierra en el baño para hacer de todo menos sus necesidades básicas como comer, pintarse las uñas, huir del jefe o maquillarte por más de media hora es insoportable. ¿Por qué mejor no orinar en la puerta para marcar tu territorio?

Todos necesitan el tocador, gracias, la gerencia, la secretaria, el cantinero, la community manager, entre otros.

Envías mensajes/correos después de las 10 de la noche

Y no por algo realmente urgente.

Después de una pesado día de oficina, lo último en lo que quiere pensar la mayoría de la gente es en el trabajo. Tú no sabes, capaz a las diez de la noche están concentrados en su nueva serie de Netflix, en algo de la universidad, o hasta en absolutamente nada. 

Pero seguir hablando de trabajo a esa hora te hace creer que eres el dueño del tiempo de la gente, cosa que no es así y por lo que te mereces un buen manotazo.

Todas estas actividades te hacen un futuro slapped, así que, ¿eres quien da la cachetada o eres quien la recibe? No hay escapatoria.

Your choice.