¿Cómo salvarte de ser el presumido de la oficina?

¿Cómo salvarte de ser el presumido de la oficina?

Hay una delgada línea entre ser un presumido de primera y solo querer resaltarle tus esfuerzos a tu jefe.

Así como el contraste entre enviarle un correo personalizado a todos los empleados de la oficina explicándoles detalladamente tu más reciente logro con constantes alabanzas y palmaditas en la espalda, y admitir que tú te encargaste de regar las plantas para evitar que siguieran el camino de las últimas tres que se encuentran en el cementerio de las plantas de oficina.

Por más bonito que suene el tu trabajo tiene que hablar por sí mismo”, muchas veces nos toca subirle volumen a la sintonía y, a menos que quieras ganarte los eye rolls de todos tus compañeros de trabajo, tratar de hacerlo sin la necesidad de usar un megáfono y una presentación Power Point sobre ti y tus grandes habilidades laborales.

En la nueva edición de luchas laborales, te explicamos en tres simples pasos como enfatizar tus logros sin ganarte el título del “presumido de la oficina”.

Hablemos de una línea abierta de comunicación

No, no solo el discurso de emisor-receptor-mensaje.

Para abogar por tus capacidades tu jefe tiene que estar al tanto de lo que estás haciendo. Porque, como cualquier jefe, su mayor preocupación es que seas exitoso en tu rol, pero si no sabe que hay un problema o una complicación, jamás podrá monitorearla.

Contrario a las creencias comunes, los jefes ni lo saben todo, ni leen mentes.

Para abordar dicho tema, lo mejor que puedes hacer es compartir su preocupación por tu éxito. Primero, puedes preguntarle cómo puedes elevar tus contribuciones o qué es necesario para lograr el siguiente paso en tu trabajo. Y hazlo, evidentemente.

Y segundo, un poco más práctico, antes de tener una reunión con tu jefe, o quién sea que se encarga de discutir las tareas laborales contigo, envíale un correo con complejo de “update” para hacerle saber en qué estás trabajando; así tiene una visión general más amplia de tu alcance actual.

Con suerte, hará preguntas y podrás ser más detallado en los aspectos más importantes.

Pendiente con tus “nosotros”

Aunque el punto anterior era más conversación-empleado-jefe, también puedes salvar tu cabeza presumida usando el “nosotros” si quieres comunicarte con cualquier agente externo o persona que no se encargue necesariamente de velar por tu buen desempeño laboral.

Para eso, solo necesitas tu logro y un “nosotros”, en la misma oración. En vez de recalcar que tú lanzaste un proyecto o que alcanzaste tu objetivo, puedes decir: “Nosotros lanzamos un proyecto recientemente” o “alcanzamos nuestro objetivo trimestral antes de tiempo”.

¿Ves? Menos presumido y más célebre al trabajo en equipo y un mundo sin presumidos con poco que decir. 

Ajá, pero ¿qué estás buscando?

Además de reconocimiento, por supuesto.

¿Quiéres un aumento? ¿una placa al mejor empleado del mes? ¿una promoción? ¿flexibilidad en el trabajo, ahora que has terminado tus tasks?

Si sabes a dónde quieres llegar, puedes orientar mejor tus conversaciones con tu jefe. Todo en la vida se trata de acuerdos, con un check-in de todo lo productiva que has sido, es más fácil negociar por tu placa al mejor empleado del mes.

También puedes dejar todo esto a un lado y encargarte de gritar de oficina en oficina lo increíblemente talentoso, hermoso y aplicado que eres. Siempre funciona si quieres un aumento.

¿Cómo creen que las niñas de The Amaranta lo logran? La leyenda dice que por eso nuestras voces son tan agudas y a veces se nos sale el mandibuleado. 

TheA logo
Suscríbete
Sabemos que suena sospechoso... pero hazlo