No preguntes esto a un 'freelancer' estresado - The Amaranta
Oh, lo que sufrimos los remotos

Los freelancers están expuestos a muchos males del mundo. El trabajo a deshoras, los dolores de espalda por asumir la cama como un escritorio, el cliente fastidioso, las llamadas en pleno fin de semana y el trabajo hasta en los días feriados.

Esa es una realidad de la que no podemos escapar; pero una vez que estos males vienen acompañados de preguntas y comentarios inapropiados, los beneficios de trabajar remoto no parecen tan evidentes.

Es por eso que en la segunda edición de nuestra serie que reúne preguntas cuya única función es causar contaminación sónica te traemos: preguntas que nunca deberías hacerle a: *inserte cualquier rubro, condición, situación o desventaja que evoque interrogantes imprudente*, está reservada para las preguntas que nunca deben hacérsele a un freelancer frustrado.

Ver relacionados:

Preguntas que nunca deberías hacerle a: la amiga que tiene la regla

Deadlines, organización y otros monstruos a los que se enfrentan los freelancers

En primer lugar, no le hables a un freelancer bajo estrés.

¿Puedes hacer esto gratis?

Para después darle pie al: eso es rapidito y fácil. O en el mejor de los casos, la típica: “hay gente que cobra más barato, ¿te puedo dar la mitad de eso?”.

Por más sencillo que pueda parecer, es mi trabajo. Así que no. Los demás estarán muy felices de recibirte.

¿Puedes meterle más diseño?

¿Puedes meterte en un hoyo negro y no volver más? No, mentira. El cliente siempre tiene la razón. Por supuesto, puedo cambiar el diseño y poner el copy en Comic Sans.

¿Ese precio por un trabajo que puedo hacer yo...?

Bueno, fácil. Hazlo tú.

¿Puedes hacer esto para dentro de diez minutos?

Lo entendemos. Todo el tema de ser freelancer juega con la posibilidad de estar disponible la mayor parte del tiempo, pero en el lenguaje remoto, las cosas tienen un deadline previamente acordado, no cinco minutos antes del tiempo que quieres establecer.

Además, por ser freelancers nuestras tareas no están sincronizadas con un proceso instantáneo que se realiza con unos pocos clics y una taza de café. Cada proyecto tiene sus propios requisitos de tiempo y proceso. Siendo realistas, claro.

¿Eso lo hiciste en Power Point?

O peor, "¿en Paint?"

Aunque esta pregunta no tiene ni ton ni son, está aquí porque ha pasado, lamentablemente. Paz a los restos de esa diseñadora que hoy en día no nos acompaña.

¿Puedes asumir todos los cargos y responsabilidades de todo un departamento solo por el pago de un pasante?

Ah, también me voy a retrasar en tu pago y te mandaré tus asignaciones con cinco minutos de antelación.

Y si llegas a sacar la carta de “la experiencia”, ese discursito no me va a pagar el café y la torta que quiero comprar en una salida con mis amigas.

11:34 p.m. de un domingo: ‘¡Hola! ¿Será que puedes hacer esto rapidito?’

Para estos casos, es importante que el freelancer en cuestión practique ejercicios de relajación y responda el mensaje después de contar hasta cien.

No puedo pagarte ¿pero lo harías por intercambio o por poner mi nombre en tu portafolio?

Todo muy bonito, pero de eso no se come. En tal caso, Tigrenator puede responder tu pregunta.

--

En este punto, nada nos sorprende.

Ni siquiera la llamada a las 3:00 a.m. para pedir cambios o preguntarte algo que perfectamente podía esperar a las 7:00 a.m. del día siguiente.