¿Por qué hay tan pocas mujeres en la industria de la moda? - The Amaranta

¿Por qué hay tan pocas mujeres en la industria de la moda?

Al menos en los puestos más importantes de las marcas.
Author:
Publish date:
dior

No vamos a negarlo, la moda ha mejorado sus índices de diversidad en los últimos años. Casas de diseño que nunca habían tenido mujeres en los puestos importantes cambiaron sus estructuras, diseñadoras emergentes se ganaron su nombre y el conglomerado de marcas de LVMH aceptó a las dos primeras mujeres en su equipo en solo meses de diferencia.

Se han ganado pequeñas batallas, Clare Waight Keller y Maria Grazia Chiuri son las primeras directoras creativas de Givenchy y Dior, respectivamente, Natacha Ramsay-Levi se unió a Chloé y Bouchra Jarrar conquistó el espíritu de Lanvin y se aceptó, por primera vez desde 1889, a un mujer como líder de la empresa. Sin embargo, cuatro nombres en una lista no pueden ser nuestras únicas victorias.

La industria de la moda sigue estando enfocada en la mujer, pero es dominada por los hombres en los cargos importantes.

Para entender el contexto, solo hace falta ver el calendario de los shows en la Semana de la Moda femenina. De las 92 pasarelas que se presentan en París, menos de 30 marcas tienen directoras creativas; y en Milán el número baja, apenas el 30% son representadas por una mujer. Además, si queremos irnos al punto de vista comercial, la vicepresidenta ejecutiva de LVMH, Delphine Arnault, es la única mujer entre todos los ejecutivos masculinos de la empresa.

Así que, ¿cómo es que una industria centrada en las mujeres predomina en un mundo de hombres?

El 85% del alumnado del New York's Fashion Institute es femenino, y en la escuela de artes y diseño de Londres Central Saint Martins el 74% de las mujeres asisten. No es como si las mujeres no ocuparan puestos en la industria. El problema es, ¿por qué no ocupamos los puestos de liderazgo?

En el pasado, mujeres como Jeanne Lanvin, Coco Chanel, Madeleine Vionnet, Elsa Schiaparelli, Nina Ricci y Marie-Louise Carven fueron pioneras de sus imperios y crearon un nombre de la nada, pero en la actualidad, todas sus marcas están a manos de hombres.

Según Julie de Libran, directora artística de Sonia Rykiel, esto tiene que ver con la responsabilidad que acarrea sentarse en la silla principal de una firma. Considerando que normalmente los directores creativos están entre los 33 y 45 años de edad, una carrera exitosa en la moda es cada vez más difícil de equilibrar con una familia.

“The fashion industry is extremely demanding and women still often have to make a choice between a family life and a career. They don’t always have the support to make their careers their priority and then there is the inevitable tension for a woman conflicted between her role in society and her role in her family. Men typically aren’t burdened by that guilt – their work commitments are traditionally more respected within the family”

Aunque es difícil dar por sentado que la razón por las que las mujeres solo se mantienen en puestos bajos de las empresas es para no comprometer su vida personal, no podemos asumir que nuestro género es el único que se ve afectado por esto.

Raf Simons ha hablado infinitamente de las complicaciones y defectos de dirigir una compañía; la presión y el poco tiempo le costaron su trabajo en Dior. Así como le pasó a Nicolas Ghesquière y a Alexander Wang cuando dejaron Balenciaga.

Los avances de la industria y su necesidad por cumplir con la inmediatez sin duda son un obstáculo para cualquier género, pero con los pequeños avances que hemos dado en el último año, la presencia de mujeres en grandes puestos parece más una realidad que una posibilidad. Esperamos que los cuatro nombres que hicieron historia en la industria hace pocos meses se multipliquen antes de finalizar el año, por el bien de la diversidad.