La delgada línea entre el minimalismo y la flojera

La vida universitaria nos enseña muchas cosas; desde las reglas básicas de convivencia, hasta la preparación necesaria para enfrentar a un mal jefe, porque ya tuviste un profesor insoportable. 

Pero sobre todo, en la larga lista de enseñanzas universitarias, hay una práctica escrita en mayúscula: el arte de trabajar en grupo. 

Una de las cosas más difíciles de manejar durante la época universitaria son las interacciones grupales; ponerse de acuerdo en los trabajos, hacer la distribución de bienes y procurar no cometer homicidio de primer grado, son algunas de las preocupaciones principales que conlleva compartir una asignación con más de una persona.

Y es que, durante estos compartires, surgen los problemas. Conoces todos los tipos de estudiantes, te peleas con el que estudia y trabaja, porque no prioriza, con el que siempre se queda sin luz en el momento menos oportuno, el que tiene mala conexión de Internet y el que brilla por su ausencia.

Pero entre todos, hay uno muy especial; al que le podemos atribuir la mayoría de las canas que un semestre puede incentivar: el pseudo-minimalista.

Con ustedes, el concepto de minimalismo:

“Tendencia artística que reduce al mínimo sus medios de expresión”

Sin embargo, lo único que reducen dichos individuos, son sus aportes al trabajo en equipo. En un intento de parecer útiles, sacan las tarjetas de: “me parece que así se ve mejor”, “decidí no poner el nombre de los integrantes porque así luce la lámina, no porque no me los sé”, “quite dos o cuatro páginas, porque el texto abruma” o, “solo hice tres puntos, porque sino sería mucha información”.

Sí; decidir reducir esfuerzos no necesariamente se traduce a minimalismo, amigo. Más bien, no existe ninguna tendencia artística en tus ánimos de colaborar; sino que, seamos sinceros: la flojera es un estilo de vida.

Por lo que, en vísperas de comenzar el año como un nuevo ser humano, queremos dedicarle un minuto de silencio a todas las almas afectadas por los efectos colaterales de compartir trabajo con un flojo con ego de minimalista.

O en tal caso, si crees que cumples con el perfil de ser ese integrante del grupo, queremos evocar una oración especial para que tus malos hábitos desaparezcan este año.

Porque al menos el que brilla por su ausencia es menos insoportable.

Amén.