Mentiras más comunes de las ofertas de trabajo - The Amaranta

Mentiras más comunes de las ofertas de trabajo

Imagínate que tu contrato es una bella obra de ficción.
Author:
Publish date:
document-agreement-documents-sign-48148

Los verdaderos redactores creativos del mundo son las personas de recursos humanos que se dedican a hacer las ofertas laborales. Estos tipos son unos amos de los eufemismos y podrían encontrarle el lado positivo hasta a trabajar como “monitoreador de consistencia de desechos de caballo en tiempo real”.

Lamentablemente para ellos a mi me encanta postularme para trabajos incluso cuando no estoy buscando, y me gusta aún más encontrar patrones en las ofertas. Como las grandes mentiras que repiten una y otra vez:

“Oportunidades de crecimiento”

La verdad: “vas a empezar desde lo más bajo y con el peor sueldo”.

Eso no es lo más terrible. Es decir, ¿dónde esperabas empezar sin experiencia, por ejemplo? Oportunidades de crecimiento es lo que necesitas que digan las ofertas cuando estás saliendo de la universidad o cambiando de carreras.

Solo es un problema cuando ya tienes años trabajando en tu área y te intentan convencer para que trabajes con un sueldo malo a cambio de un futuro más o menos incierto. En mi experiencia oportunidades de crecimiento se ha traducido a “vamos dándote cada vez más responsabilidades por menos paga” y “somos tan terribles y pagamos tan mal que todos nuestros directores se van cada 3 meses así que tienes oportunidad de quedarte con esos puestos”.

“Se busca programador a medio tiempo”

La verdad: mentira, es 23 horas al día.

Porque tiempo completo en versión programador, es alrededor de 40 horas diarias.

“Que sepa trabajar bajo presión”

La verdad: esta gente no conoce ningún método de trabajo que implique un manejo del tiempo coherente. Son la clase de compañía que confunden “urgente” con “importante”.

Hay ciertas áreas que tienen que manejarse con un tanto de presión. Si trabajas en una imprenta o en un periódico, por ejemplo, te vas a dar cuenta que los tiempos de entrega son una loquera y todo es para ayer. Cuando trabajas en publicidad, te van a decir lo mismo y te vas a dar cuenta que es completamente innecesario. Cuando un cliente grite que es urgente publicar una foto stock en Instagram a las 2 de la mañana, sabes que no es una emergencia, sino que estás en una agencia que cree que cumplir caprichos es “saber trabajar bajo presión”.

“Queremos un Community Manager”

La verdad: Lo que quieren es un diseñador.

¿Siempre? No, solo cuando lees “que sepa manejar redes y tenga Photoshop, Illustrator, InDesign, After Effects, y dibuje bonito”.

“Se solicita copywriter”

La verdad: Quieren un community. Nadie sabe qué es un copy.

Hay como dos personas en el mundo que saben qué hacemos los copy y una vez cada 14 años, en eclipse de luna, postulan algo. El resto dice “sí, copy, para que lleven las redes sociales.

“Sueldo competitivo”

La verdad: viven en un mundo paralelo en el que los sueldos de las demás empresas son el equivalente a un grano de arroz.

Ok, tal vez es solo mala suerte de mi parte. Pero cada vez que he ido a una entrevista que dice “sueldo competitivo”, lo que han ofrecido es un chicle en la suela de un zapato viejo que hay que compartir entre todos los esclavos empleados. Solo que le ponen escarcha para que se vea bonito.

De hecho, la última vez que fui a una, me ofrecieron lo que ganaba en mi primer trabajo hace 8 años.

“Excelentes beneficios”

La verdad: te van a dar los beneficios que están obligados a darte por ley. De hecho, si encuentran la forma de quitártelos, lo harán.

Hay lugares que tienen beneficios geniales. Hay otros que destacan sus beneficios en sus ofertas laborales porque es lo único bueno que tienen. De hecho, es probable que los beneficios sean el doble de lo que puedes ganar con lo que llamarán “el sueldo base”. Y ese sueldo base serán los dos caramelos que te darán a cambio de tus 8 horas diarias.