Tienes permiso para no ser 100% honesto

Uno de mis intereses señoriales de abuela prematura es recibir currículum y hacer entrevistas de trabajo. Amo reclutar personal con la misma pasión con la que hubiese odiado estudiar para ser de recursos humanos.

El último mes he estado reclutando junto con un cliente para un nuevo proyecto. Cada entrevista de trabajo que he hecho me ha puesto a pensar, ¿por qué hay gente que sigue siendo dolorosamente sincera con ciertas preguntas?

Siempre nos han dicho que no mintamos en entrevistas de trabajo, hay que ser sinceros porque luego si nos lo dan es peor. Honestamente, eso es bullshit. Hay ciertas preguntas, que los reclutadores seguimos preguntando sin razón alguna, y que la gente que está optando por el puesto, no tiene que responder con lujos de detalles o en general, la verdad...

¿Qué pasó entre tu ex jefe y tú?

Voy a extrapolar algo de mi vida personal para explicar esto: mi política cuando es momento de cortar con un novio es siempre echarme toda la culpa, como un robot psicópata que solo quiere salir de la situación y seguir con su vida.

Básicamente preparo un discurso genérico en el que en realidad no estoy diciendo nada, y con una voz tan monótona que Daria estaría orgullosa, digo: “Hey, esto no está funcionando. Claramente no somos compatibles, seguramente hay alguien ahí afuera para ti”. Le pongo la mano en el hombro porque a veces los robots queremos parecer empáticos, y continúo, “No es necesario hablar ahorita de las razones por las que no funcionó ahorita que todo está tan fresco. Si lo necesitas, llámame en unos meses y nos tomamos un café”. Luego lo pongo en una lista negra de llamadas y desaparezco por siempre.

Puede parecer que soy una perra fría (y lo soy pero es irrelevante). El punto es que cuando cortas con alguien, nada de lo que digas, nada de lo que te expliquen, nada de lo que nadie tiene que decir, va a ayudar en lo más mínimo. Te sientes vulnerable. No vas a entender lo que quiere decir cuando te dice que eres demasiado pesimista y no sabes apoyar a la gente. No vas a poder decirle que ese tip de “decir el alfabeto” mientras hace sexo oral es terrible, su próxima novia tendrá que aguantarlo. Puede que alguna de esas cosas sea verdad y otras sean solo algo que se dijo por un ego herido. La realidad es que pasarán años antes de que puedas saber cuál es la verdad y puedas estar listo para aprender de lo que pasó. Es lo mismo con los trabajos.

Puede que te vayas a “buscar nuevos horizontes” o estés saliendo después de haber dejado la oficina en llamas. Sé diplomático, di que fueron diferencias creativas, querían distintas cosas, necesitabas nuevos retos. Lo que sea. La verdad está en algún lado entre tu razón para irte y las razones que cree tu ex jefe que tuviste para irte. Di algo que suene medianamente decente y sigue a la siguiente pregunta. Mientras más hables, más razones me das para cuestionarte.

¿Sabes balancear 5 botellas de ron al mismo tiempo mientras recitas La Ilíada?

Esto es súper tricky, si el cargo para el que estás optando implica saber usar espadas ninja a un nivel experto, no mientas. Por tu bien.

Ahora, si una pequeña parte del trabajo implica saber diferenciar una espada ninja de una espada de esgrima, no hay daño en decir que puedes hacerlo. Solo se realista y miente únicamente cuando estés seguro de que es una habilidad que puedes desarrollar en poco tiempo.

Es probable que sí puedas aprender a manejar Wordpress gracias a tutoriales que puedes ver antes de empezar. Es menos probable que aprendas a hablar mandarín a nivel experto antes de empezar.

¿Qué tan activa es tu vagina?

No puedo incluirme en esta porque jamás la he entendido así que no la pregunto. A menos que estés aplicando para trabajar como novia falsa para empresarios japoneses, creo que a nadie debería importarle cuál es tu estatus. No hay manera de que esta pregunta no esté motivada por juicios morales súper parciales y arbitrarios. Di que eres asexual. Lo que sea.

¿Qué has hecho en los últimos 90 años?

Si tu currículum tiene todos los trabajos en los que estuviste desde que tuviste la edad suficiente hasta el día de hoy, siéntete libre de dejar de leer para ir a borrar todo lo que no es relevante para la clase de carrera que quieres tener.

Mi primer trabajo fue hace 10 años, y fue dando clases de inglés en un instituto. Durante los siguientes 2 años estuve haciendo eso en varios colegios e institutos. Luego estudié publicidad y empecé en agencias y startups. Si pusiera todo eso tendría un currículum de dos páginas. Si un reclutador en una agencia lo viera, tendría que pasar por una página de trabajos como profesora, irrelevantes, para un publicista. Probablemente se aburriría y lo botaría. La idea de poner cada pequeño trabajo para abultar un currículum es entendible, pero también es transparente que eso es lo que intentas hacer.

Omite lo que no sea relevante para el cargo que estás aspirando. Si vas a ser vendedor de limonadas oficial, obviamente nos importa saber sobre tu primer puesto recién salido de kinder. Por otro lado, si te busco como community manager, no me importa saber que trabajaste en Wendy’s cuando tenías 17.

En serio, no es relevante ni necesario. Omítelos como si fuesen un dick pic no solicitado.