Manual de supervivencia si te queda un año para graduarte de la universidad

Hay muchas desgracias que nos pueden estar pasando en este momento si vives en Venezuela. Además de las cotidianidades del día a día como la escasez de alimentos y la constante inseguridad, hay ciertos escenarios en nuestro ciclo de vida que podrían mejorar por completo si no estuviésemos viviendo la peor crisis del país.

El estar empezando una vida de pareja con alguien en esta Venezuela es complicadísimo ya que el simple hecho de comprar un bombillo, cuesta la mitad de un sueldo normal.

El tener un bebé, además de ser una constante búsqueda de pañales y leche, es un costo altísimo que se agrega a los básicos.

Y por supuesto, para nuestro caso específico y juvenil, el estar cursando el último año de universidad en un país donde los compañeros y los profesores son cada vez menos, es extremadamente difícil. Razón por la que decidimos hacer este Manual sobre cómo sobrevivir el último año de universidad si vives en Venezuela.

Ver relacionados:

Aprovecha a los profesores que dan clases por vocación

En este país, donde el sueldo de un profesor universitario es un chiste, el hecho de que la persona que da clases esté dedicada a sus alumnos y se interese por el aprender de ellos, no tiene precio. Si algo es necesario en esta vida es la educación y lastimosamente esta profesión no es considerada como primordial en este país actualmente. Así que valoremos a los profesores que contra viento y marea dan el todo para que recibamos una buena educación.

Aprovecha también a los que son ‘piratas’

Y con respecto a aprovechar, me refiero a que uses ese tiempo de clases para cualquier otra cosa. Ya sea trabajo, tareas, adelantar otras materias o ir a la peluquería. No hay nada peor que ir a la universidad para recibir clases de un profesor que probablemente ni siquiera tenga un título universitario o que su contenido sea el mismo de las 12 semanas que dura el semestre. Así que usa ese tiempo de manera inteligente y en vez de estar mentando madre cada vez que te toca entrar a ese salón, vete preparada y adelanta cualquier otra cosa que tengas pendiente.

Hay que tener amigos

Así no te desvivas por la vida universitaria, ni por el compartir dentro del campus, debes conservar por lo menos a los amigos que empezaron estudiando contigo. Primero, porque son los que te van a ayudar cuando tengas que entregar un trabajo para el día siguiente del cual no te habías enterado y segundo, ¿con quién te vas a tomar la foto de graduación en toga y birrete?

Ríndete a las empanadas del cafetín

Son famosas en todas las universidades, demasiado deliciosas y cuando estés bañada en lágrimas porque tu profesor de las 7:00 AM faltó a la clase y no avisó, serán tu mejor consuelo. Además, fácilmente podrían ser el desayuno más barato en Venezuela.

En momentos de crisis recuerda que tienes cuatro años en esto

Cuando estés a punto de renunciar a todo porque no soportas más la mediocridad de los profesores y sientes que no estás aprendiendo absolutamente nada, recuerda que tienes cuatro años yendo todos los días para la universidad y que estás a tan solo meses para recibir el esfuerzo de todos esos años tediosos. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Mako vs. Tecnología: Asana