PRECAUCIÓN: no leer frente a jefes lad*lla

Entonces, uno está esperando en una oficina que alguien medio inútil de una compañía burocrática, termine de hacer alguna tarea que tenemos semanas intentando realizar.

Entre el calor; los niños llorando; la cara de “debería estar haciendo algo mejor con mi vida” de la persona que te atiende; los minutos que pasan a ritmo de morrocoy lechugón y el feed de Instagram que ya no consigue cosas nuevas para enseñarte, te pones a ver tus alrededores y a detallar cada ilustre detalle de la oficina.

El botellón de agua añejo, el borde desconchado del escritorio, la cafetera que lleva años tratando de hacerse valer y el aire acondicionado que gotea no resaltan a la vista hasta que descansas la mirada en un poster así:

DIY-frame-DREAM-BIG-Zig-Ziglar-Quotes-Inspirational-MOTIVATIONAL-Eagle-Animal-Poster-Art-Silk-Wall-Cloth.jpg_640x640

Te preguntas:

1. ¿Por qué c*ño hay un poster en inglés en una oficina de telefonía venezolana?

2. ¿A quién c*ño se le habrá ocurrido escribir estas cosas y decidir que eran decoración ideal para una oficina?

Pues sucede que en los 80’s un empresario gringo exitosísimo que tenía un afán medio loco con las frases motivacionales (mejor conocidos por caraqueñas sifrinas como “quotes”), decidió unir fotos genéricas de bancos de imágenes con su hobby y vender los posters a oficinas con la idea de que estos iban a mejorar el rendimiento del personal.

 Ver relacionados: 

Formas de concentrarte que no implican sonidos raros ni engañarte a ti misma

Cómo concentrarte y trabajar cuando todo se derrumba

Como sucede en este insólito universo en el que vivimos, el negocio fue tan ilógico y exitoso como las silly bandz y desde entonces toda oficina que se respete, tiene uno.

Un estudio ha demostrado que añadido a este fenómeno comercial absurdo, los psicólogos descubrieron que este artefacto de decoración de oficina empresarial aburrida, efectivamente sí mejora el humor y desempeño de las personas que trabajan cerca del poster en cuestión.

What a time to be alive!, ¿no?

Pasando los años, las personas descubrieron que para burlarse del éxito mediocre de las personas que trabajan infelizmente en puestos que no les llenan, una excelente idea era hacer un motivational work poster de burla. Manteniendo el formato de foto genérica que no tiene nada que ver con la frase, pero con un chiste de humor negro de caption.

Algo así como un meme cruel y fijo delante de tu miserable cubículo de banco. Porque además debe venir con algún comentario hipócrita como “¡Ay jefe qué bueno el chiste!”

Nosotros siendo buenos venezolanos consumidores de muchas cosas hechas por y para el imperio yankee, terminamos en una oficina de Movistar esperando a que nos den respuesta de por qué nos roban los megas, viendo una foto de un águila que nos invita a soñar en grande.

Así que para que la próxima vez se burlen dignamente de nuestro consumo innecesario de megas que gastamos vistiendo a nuestro Bitmoji, vamos a inventarnos unos motivational work posters al ribera del Arauca vibrador style.

motivacionales-01
motivacionales-02
motivacionales-03