La ciencia de promoverte a ti misma sin ser insoportable

Una vez que tus esperanzas de vida también incluyen comprarte unos zapatos con tu sueldo (solo aplica para Venezuela. En cualquier otro país aspiras a más de un outfit, al menos), es cuando tus habilidades, o la falta de ellas, se alinean para encontrar la mejor forma de responder a «¿cuál es tu mayor defecto?» y garantizarte un contrato.

Y es que venderte a ti misma es un factor crucial para la vida y los zapatos que viste en la vitrina de la tienda. El problema es que no todos somos mercadólogos por naturaleza y vender tu imagen, capacidades y negocio no es tan fácil si crees que hablar de ti solo es viable si quieres mostrarte como pretenciosa. 

Ver relacionados:

En defensa de hacer más planes contigo misma

Negociar no tiene el mismo efecto cuando eres mujer, pero eso no debería importarte

Adriana Lima se compró un anillo de compromiso a sí misma

Además de que debemos dejar de engañarnos con el clásico “mi éxito hablará por sí solo”. Nadie puede contratarte o interesarse por ti si no te conoce.

Ese cuento de que las personas talentosas no “alardean”, no se jactan, ni hablan de sus éxitos, habilidades, emprendimientos ni de todo lo que han logrado, es de esas leyendas que nos venden para complicar nuestra existencia. Total…¿quién quiere ser visto como arrogante?

Porque “las grandes cosas vienen a aquellos que esperan”. Bullsh*t.

La verdad es que el amor de tu vida no va a llamar a tu número de celular, tu jefe de ensueños no te va a abordar en el metro y tus potenciales clientes no van a correr hacia ti solo por curiosidad.

Los clientes, contactos y potenciales jefes, llegan cuando aprendes a promoverte a ti misma. Y créenos, no tiene nada que ver con alardear.

Así que el primer paso es…

Superarlo

Creer en ti misma no te hace arrogante. Si tienes dudas sobre qué tan apropiado es convertirte en tu propia promotora, repite un par de veces el lema más adecuado para estas situaciones: «Fake it till you make it».

Ahora que eso está fuera de la mesa, ¿cómo puedes hablar de ti?

Para los que no tienen la habilidad de fingir que el tópico no tiene nada que ver con su grandeza y habilidades, la clave para no fallar miserablemente es imaginar que tu empendimiento/capacidad/negocio es tu adorado hijo pequeño.

Y todos queremos que nuestro amado hijo entre a Harvard  o consiga la oficina del último piso con el gran ventanal.

Ignora tu apego lo suficiente como para pensar que estás hablando de una entidad aparte, que no tiene nada que ver contigo, y que te importa tanto como para compartirla. No se trata de vanidad o ego, es más de amor, comprensión y ternura. Y todas esas cosas buenas que suenan cursis.

Separa lo que está funcionando de lo que no

Y deshazte de eso, preferiblemente.

Si estás tratando, desesperadamente, de promoverte por Facebook y no llegas ni a los dos likes, pues quizás esa no sea la mejor herramienta para hacerlo. Capaz lo tuyo está en enviar currículums a todo lo que sale en las páginas amarillas o tal vez entregar tarjetas de presentación en cada almuerzo y desayuno al que asistas.

El chiste está en dejar de hacer lo que no te ha funcionado porque probablemente no lo haga en ningún momento pronto, y concentrarte en las otras cosas que puedes hacer.

Ok, ahora que sabes qué no funciona, haz que lo demás funcione

Ya que escribir posts en Facebook te está convirtiendo en alguien insoportable que repite sin cesar bajo ninguna interacción, es hora de educarte para poder aprovechar los espacios en los que no eres insoportable todavía.

Una buena manera de hacerlo, es voltear para los lados y ver a tus competidores. ¿Qué están haciendo? ¿Qué puedes hacer tú?

Si el camino se vuelve muy tormentoso para tu naturaleza no autoconsciente, puedes:

Hacer un pacto con tu mejor amiga para que ella se encargue de hacerte la segunda y abrir la conversación (o hacerse pasar por tu representante).

O,

Contratar a alguien que se haga responsable de ese departamento. Obviamente, esto si estamos hablando de un emprendimiento. Contratar a alguien cuando eres un mortal con un currículum es demasiado exagerado.

En fin, hablar de vez en cuando de tus fortalezas no debería ser tan caótico. Después de todo, se supone que tú debes ser la principal creyente de todo lo que hagas.

Solo debes demostrarlo. 

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Qué necesitas saber si quieres iniciar como maquilladora?