No al "mientras vaya viniendo vamos viendo"

Yo soy una grandísima cobarde, llamo a mi hermano menor cada vez que veo una cucaracha cerca de mi y nunca me he lanzado a la intemperie del desempleo sin tener al menos un trabajo extra. No todo el mundo puede simplemente renunciar a su trabajo de oficina sin una red de seguridad. Como en Venezuela los ahorros son criaturas mitológicas que nunca hemos visto en realidad, las “redes de seguridad” son trabajos freelance que vas acumulando antes de renunciar por completo a tu trabajo full time.

Después de muchos errores, y noches pensando en cómo convencer al mundo de extender la duración de los días a 48 horas para poder cumplir con todas mis responsabilidades, he aprendido todo lo que debí haber hecho desde el principio. Esto es lo que me gustaría haber sabido cuando tenía un full time y estaba empezando como freelance:

Sé realista con tu tiempo

El día no se hace más largo porque tú hayas aceptado otro trabajo. Tus profesores no van a dejar de mandar proyectos porque ahora tengas un full time y un freelance. Básicamente el mundo sigue igual aunque ahora tengas algo más que hacer con tu tiempo, así que queda de tu parte analizar coherentemente tu situación.

Un día tiene 24 horas. Si quieres tener un horario sano deberías dormir 8, y puedes descontar 2 más entre preparar comidas y comerlas, así que tienes 14 horas. Si estás en una oficina, descuenta 8. Tienes 6 horas diarias para hacer un freelance. Esto es lo primero que tienes que tomar en cuenta.

Lo segundo, es cuánto te tardas con todo lo que sabes hacer. Yo soy copywriter, y así se verían mis cálculos para dos cotizaciones distintas:

Artículo clickbait, 200-500 palabras: 30 minutos de investigación, 30 minutos escribiendo.

Estrategia creativa para redes sociales, Instagram y Facebook: alrededor de 30 horas.

Escribir artículos es algo que podría hacer teniendo un trabajo de oficina. Una estrategia creativa sería más difícil de lograr porque aunque los números cuadren, si llega a haber el más mínimo inconveniente, me atrasaría.

No está mal aceptar trabajos más grandes, pero te toca tomar en cuenta que vas a trabajar a un paso mucho más lento de lo que trabajarías normalmente. Sé realista y haz una lista con todas las cosas que puedes hacer y pone el tiempo que necesitas para realizar cada uno. Y por favor, guarda esa lista. Yo nunca sé dónde pongo la mía y tengo que hacer una nueva cada 3 semanas.

Baby, steps, girl

Cuando tengas tu lista, vas a saber que es lo más fácil que puedes hacer sin sentir como que mueres y tu vida social dejó de existir. Eso es por lo que vas a empezar. Cualquier actividad que te tome pocas horas es la primera que vas a empezar a ofertar.

Dile a todas las personas que hayas conocido en la vida

Hay millones de plataformas para freelancers y ninguna de ellas puede garantizarte que consigas trabajo. Hay un montón de ofertas y cuando estás empezando saber qué hacer para diferenciarte de tu competencia, es difícil. Lo mejor que puedes hacer es networking.

Asegúrate que todas las personas que conoces sepan que estás buscando trabajo freelance y que entiendan qué haces. No estoy exagerando. En serio dícelo a todo el mundo cada vez que puedas. Todo el mundo tiene un amigo de un amigo que está buscando justamente lo que tiene que ofrecer.

Ten una meta

Si haces bien tu trabajo, es probable que en poco tiempo dejes de necesitar tu full time. Lo ideal es que no dejes que ese momento te agarre por sorpresa. Los abuelos tienen razón, mujer precavida vale por dos. Desde el momento que empieces, ten bien claro cuál va a ser la señal de que es momento de renunciar.

Puede ser cuando estés haciendo más por tu cuenta que como empleado fijo, cuando tengas más de dos clientes por tu cuenta, o simplemente cuando te hartes de estar en un oficina todo el día. Lo importante es que no sea cuando ya no estés durmiendo y necesites tomar 4 latas de Red Bull y 15 jarras de café para hacer todo lo que debes hacer. Up to you