Cómo sobrevivir a la fiesta de Navidad de tu oficina

No, no puedes emborracharte frente a tu jefe.
Author:
Publish date:
jones.jpg

Películas como Love, Actually nos han hecho pensar que las reuniones de Navidad en el trabajo son el perfecto escenario para exponerle al mundo nuestros sentimientos; solo para que repentinamente tu work-crush del segundo piso se de cuenta que está perdidamente enamorado de ti y que realmente tienen la oportunidad de vivir felices para siempre.

No, en la vida real las reuniones festivas de la oficina son mucho menos románticas y más al estilo de Bridget Jones cantando a todo pulmón y arrepintiéndose al día siguiente.

No hay revelaciones de último minuto ni declaraciones con finales felices. Por eso, pase lo que pase, tienes que tomarte en serio la lista de cosas que no debes hacer en la oficina edición navideña, porque al final del día, vas a ver a estas personas los próximos meses y ellos definitivamente no necesitan recordarte cómo la empleada que tuvo unos cuantos tragos de más en la oficina.

No llegues “elegantemente” tarde

late.gif

Deja de ser elegante a los 20 minutos de retraso.

Hablar de trabajo

boss.gif

El ambiente laboral te puede confundir, pero lo menos que tus co-workers quieren hacer en ese momento es discutir sobre la necesidad de cambiar la estrategia de RRSS de la empresa porque no hay suficientes hashtags en las publicaciones.

Si no recuerdas cuantas cervezas llevas, ni siquiera te acerques al karaoke

karaoke.gif

Créenos, hacerle competencia a las notas desafinadas de Bridget Jones no es realmente una meta profesional.

Pedir un aumento

christmas.gif

Es una fiesta, no una reunión de trabajo. Que tu jefe haya tenido dos tragos no significa que repentinamente quiera duplicar tu sueldo.

Declararle tu amor eterno a un compañero de trabajo

man.gif

Si en algún momento entre perseguir la bandeja de tequeños y evitar al intenso de la oficina se te ocurre que es buena idea coquetearle a tu jefe, just don’t.

Bailar como si nadie estuviera viendo

dance.gif

No, just don't. Sí están viendo.

Ser un grinch

hate.gif

Nadie quiere escuchar tus quejas sobre la vida, y menos si involucran a alguien de la oficina. Una fiesta laboral no es precisamente el ambiente indicado para compartir lo que realmente piensas sobre el contador de la empresa.

Aunque la versión realista de Love, Actually no incluye una chispa romántica con algún miembro de tu oficina, por lo menos puedes evitarte la parte de los arrepentimientos y momentos incómodos que pueden surgir si haces una competencia de shots con el encargado del departamento de recursos humanos.