#TheAChallenge: 5 días de ser un adulto

Hola, soy Fenchu y no estoy ni cerca de comportarme como una adulta. 

No me gusta lavar la ropa, los platos, odio hacer el mercado de cosas aburridas y me hice mi primera cuenta en el banco hace como año y medio. 

Esta semana, el vengativo equipo de The Amaranta me retó a «adultear» por una semana con retos específicos para cada día. Para colmo, los astros se alinearon y la señora que nos ayuda con la limpieza de la casa renunció, así que world, here I come.

Ver relacionados:

Día 1: mantenimiento del carro

Debo confesar, el único mantenimiento que yo le hago a mi carro es ponerle gasolina y llevarlo a que le revisen el aire de los cauchos, el resto lo hace mi papá. Para poder orientarme en el asunto acudí a mi mejor compañero y maestro de vida, YouTube. 

Con este video aprendí pequeños trucos de mantenimiento que previenen daños más costosos en el futuro. 

Con este nuevo y poderoso conocimiento, me dirigí al mecánico para revisar los cauchos, el aceite, la batería y el parabrisas. Básicamente todo lo que saqué de esta foto que encontré en Internet. Luego, lo lleve a limpiar por fuera y por dentro. 

Se siente bastante bien tener un carro en el que no tenga la necesidad de advertirle a la gente lo sucio o desorganizado que está antes de que se monten. 

Día 2: hacer el mercado

Here’s the thing: yo hago el mercado muchísimo. Lo único es que lo hago de las cosas que necesito yo; por ejemplo, azúcar, harina, aguacate, cotufas, etc. Todas las cosas fastidiosas se las dejo a mis progenitores. 

Por suerte, no me tocó un día tan cargado de cosas que comprar. Sin embargo, como estamos en comunismo tuve que ir a dos mercados y un abasto para poder conseguir todo. 

Acerca del pollo… resulta que detesto con toda mi alma tener que ir a una carnicería. Odio el olor, las colas, el tiempo perdido y el dolor de espalda. Así que usé unos proveedores en Instagram de confianza para hacer mis compras carnívoras. Eso cuenta, ¿no?

Día 3: cocinar todas las comidas del día

Sabía que este reto iba a ser el más fácil para mí. Me gusta cocinar, así que esto no era gran cosa. Adicionalmente tuve la dicha de que me cancelaran la clase que tenía, así que conté con todo el tiempo necesario para preparar un manjar. 

Estas fueron las comidas del día:

  • Desayuno: arepa con queso y un café con leche. 
  • Merienda: tortilla de arroz con mantequilla de maní.
  • Almuerzo: chicken tenders caseros con papas fritas en el airfryer
  • Merienda: una cocada de Cocada Factory (yo sé que es trampa, pero bueno, me provocaba una cocada).
  • Cena: pimentón relleno. 

Hay un loophole en este reto: nadie dijo que tenía que lavar los platos hoy. 

Día 4: limpieza

Técnicamente tenía que limpiar mi casa entera para este reto, pero eso simplemente no iba a suceder. Además, mi cuarto estaba tan desorganizado y sucio que tenía que comenzar por ahí y me iba a tomar un buen rato. De nuevo, acudí a YouTube. 

Seguí el video paso por paso y logré un resultado bastante satisfactorio. Solo tomó tres horas #mátenme.

(Hoy sí lavé los platos que ensucié para no ser tan hipócrita con el reto).

Día 5: lavar ropa

Este era el día que menos quería que llegase. Para mí, el hecho de separar la ropa y meterla en la lavadora no es grave, pero sacarla, secarla, doblarla y plancharla es una tragedia. Para asegurarme de que estuviese haciéndolo todo bien, seguí otro video que YouTube. 

La mamá de este video se considera una #LaundryNinja porque tiene cinco hijos y lava bastantes veces a la semana la ropa de la casa. Creo que por ahora mantendré mis metas de vida centradas en otras cosas. 

Les montaría una #FotoIndigna para probar que hice el trabajo pero prefiero no depositar eso en el hoyo negro de la Internet. 

Después de esta semana debo decir que me siento más madura, organizada y un poco empoderada con mis nuevas capacidades para «adultear»

Sin embargo, lo que madura se pudre así que aquí seguiré viviendo mi vida como antes  ✌.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Debates de la oficina: ¿Traer o no traer a tu mascota?