El ‘boom’ de los ‘food trucks’

Hace unos años la moda era ir a los restaurantes más exclusivos. A partir de los jueves prácticamente había que anotarse en una lista para ser atendidos. Así de full estaban, y así de próspera era la capacidad adquisitiva del venezolano, hace tan solo unos años.

Realmente, ir a comer perros calientes o hamburguesas de la calle era el plan cuando no había tanto dinero. Bueno, ahora nadie tiene dinero nunca, pero ese es otro tema.

De un tiempo para acá nadie puede ver una “gastroneta”, como se dice en español, porque pierde el norte y se convierte en su primera opción inmediata a elegir para ir a comer. Ya poco o nada tienen que ver con los carritos de perros calientes de fiesta ni de la calle del hambre. Ahora son fancy, cool y ni tan económicos.

Ver relacionados:

El éxito ha sido tan grande, que ahora es común escuchar que entre las aspiraciones actuales de los jóvenes empresarios, aparte de querer ser influencers o youtubers, también está el querer ser dueños de su propio food truck.

Pero ojo. Ya los food trucks de perros calientes y hamburguesas básicas están muy vistos. Ahora la cosa es tener emprendimientos más “exóticos”, y exhibir esas opciones en el menú. Hamburguesas de costillas, pulled pork, salchichas con nombres alemanes nunca antes escuchadas, con salsas hechas de mezclas loquísimas pero que al final dejan un resultado divino es lo que da la hora.

Hasta food trucks de traguitos de colores con bebidas alcohólicas podemos encontrar. Sí, con bartenders, vasitos nunca antes vistos, colorantes, frutas, sombrillitas y casi que hasta lucecitas en tu trago. Nunca tomarse un traguito en una barra que hace las veces de trailer, había sido una experiencia tan distinta y divertida.

¿Se puede decir que los food trucks han desplazado la movida culinaria del restaurante de mesa, con mesonero y música chill out de fondo? En parte. Porque no importa en qué ciudad te encuentres, somos Venezuela. Las modas influyen y afectan, además que no tenemos tantos planes disponibles, ni nos sobra el dinero para poder gastarlo en muchos sitios distintos.

En ciudades como Nueva York siempre han existido los food trucks, y los mismos coexisten y compiten con los mejores restaurantes del mundo. Con todo y eso, la gente puede elegir y terminará yendo al que le provoque o guste más.

En nuestras circunstancias, está de moda, son divinos y por más que no sea la opción más económica, siempre será más accesible que ir a un restaurante.

Así que los amantes de la comida rápida, sin tanta elaboración y sin tanta parafernalia, además de los gorditos como yo que amamos una buena hamburguesa, no nos queda más que disfrutar y aplaudir este tipo de emprendimientos culinarios más down to earth.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Qué necesitas saber si quieres iniciar como maquilladora?