Porque ya es hora de que nuestras ideas también lleguen

La población del mundo se divide en dos grupos: los creativos, y nosotras, las no-tan-creativas que de vez en cuando gozamos de golpes de creatividad pero que no basamos toda nuestra existencia en explotar nuestra vena creativa.

Para los más dotados, existe un universo lleno de oportunidades de creación que es casi invisible para los menos habilidosos, y en un intento en mal adentrarnos en su mundo de colores, ideas y de ciertos estancamientos creativos, reunimos a un grupo de artistas y los entrevistamos para sacarle sus procesos de creación, los mitos del mundo y los consejos que tienen para darnos, para la nueva serie de artículos Qué tan creativos son los creativos.

Ver relacionados:

Qué tan creativo es el creativo: ¿la musa existe?

Qué tan creativo es el creativo: un libro, una película, un documental y un álbum

Esta vez le dedicamos todo el foco a las ideas; y lo inoportunas que en muchos momentos pueden ser. ¿Dónde ocurren? ¿cómo ocurren? y qué tanto esperamos de ellas, le preguntamos a nuestro selecto grupo de creativos donde atacan sus ideas millonarias para mudarnos a sus espacios de creación a esperar que la nuestra llegue.

Laura Guevara

Cantautora

“Cuando manejo y cuando me baño, jeje”

Ron Chávez

Comediante y locutor de La Mega Estación

“Se me ocurren en los talleres. Cuando dicto talleres de improvisación, en ejercicios siempre consigo modificaciones, vivo en constante cambio y me ha costado, justamente, hacer una metodología específica porque siempre voy descubriendo y redescubriendo nuevas cosas que hacen que a mí también me parezca más dinámico. Es ahí donde aparecen formatos y otros enfoques de la improvisación”.

Rúben Daniel Echeverría

Cofundador de Animal Tropikal

“Para mi no es tanto dónde, sino cuándo. Tengo un blog que se llama ‘visiones de las 11 a.m.’ donde anoto las mejores ideas sobre mis próximas obras”.

Malu Valerio

Artista textil 

“No sé si haya un lugar específico para que surjan las ideas, usualmente prefiero la soledad y el silencio para construirlas, así que un sitio donde pueda estar tranquila será perfecto y si estoy cerca de la naturaleza aún mejor.

Ahora, si la libreta de anotaciones es un espacio en blanco ¿podría considerarse un lugar? Quizá sí, y más que el entorno, lo importante sea la disposición a explorar y jugar desde ese punto de partida que es el deseo de comunicar algo, y la página en blanco es ese territorio perfecto para que nazcan, a modo de brotes, las ideas; porque cuando se atiende la necesidad de crear no hace falta trasladarse a un sitio específico, sino conectarse internamente con ese detonante de la idea –suceso, emoción, anhelo, necesidad, inquietud, problema, etc.-, contextualizarlo desde las intenciones creativas propias, y a partir de allí dejar salir las reflexiones que darán origen a nuevas maneras de comunicar”.

Luigi Rodriguez

Artista, autor y fundador de Animal Tropikal

“Largas caminatas. Bajando de Sabas Nieves. La bañera. En la cama cuando no puedo dormir. Estar solo con mis pensamientos”.

Toto Aguerrevere

El ‘Buhonero intelectual’ aka autor de Cuentos de Sobremesa (2010) y La Hora Loca (2013)

“En el justo momento donde no puedo sacar el celular para anotarlas”.

La Nadia María

Comediante y locutora de La Mega Estación

“Cuando estoy entre dormida y despierta es cuando normalmente se me ocurren los mejores chistes para mi rutina. ¿Que cómo los recuerdo?, no lo hago, pero tengo una técnica que no siempre funciona, donde cuidando no despertarme por completo, agarro el celular y escribo lo que estoy soñando/pensando.

Muchas veces no tiene ni pies ni cabezas lo que escribí, pero es suficiente para llegar al recuerdo y escribir la idea. Otras veces no lo logro. Tengo un montón de líneas de las que no pude nunca llegar al intríngulis del pensamiento. Tengo una nota bastante reciente que dice ‘los teléfonos fijos antes de los celulares’; ¡eso es todo!

Cuando inmediatamente no recuerdo por qué escribí algo, la dejo para pensar sobre esa línea luego o inspirarme en ella en mis momentos de escritura.

También se me ocurren sobre el mismísimo escenario; cuando escribo mis rutinas, premiso el chiste y muchas veces el mejor remate se me ocurre “en vivo”. El escenario me da una adrenalina tan grande que me abre la imaginación y la creatividad como en ningún otro, la adrenalina escénica te oxigena el cerebro, y allí no piensan en NADA que no tengas que pensar, y así la mente está lista para crear.

Y por último, en reuniones con amigos donde lo que hacemos es hablar pistoladas, ahí también se me ocurren las mejores ideas, pero porque es un brainstorming casual y sin juicios. Los juicios son el peor enemigo de la creatividad (los de otros y los tuyos)”.

Pavlo Castillo

Fundador/Director en Capitolio

“El lugar no lo tengo definido, pero las ideas me llegan cuando menos estoy tratando de buscarlas. En el carro, en la casa, en la oficina, en el baño, hablando paja. Lo que sí es que hay que identificar cuando llegó una buena idea para retenerla y llevarla al siguiente paso”.

--

En un baño, en pleno cruce peatonal, justo antes de dormir y en una presentación importante; las ideas están dispuestas a atacar en cualquier circunstancia o momento.

Mientras más inoportuno, mejor.