Cosas por las que no tienes que disculparte en el trabajo

Tienes derecho a más de lo que crees.
Author:
Publish date:
Brooke Cagle

Brooke Cagle

Muchas veces nos sentimos en arena movediza cuando estamos en el trabajo. Cualquier paso en falso puede ser un big deal para nosotras y la necesidad de cumplir con todas nuestras tareas a la perfección.

Pero estamos aquí para decirte que no tienes que dejar que toda la responsabilidad recaiga en tus hombros. Está bien equivocarse, pero no necesariamente tienes que pedir disculpas cada cinco minutos. De hecho, hacerlo implica que pierdas autoridad y parezcas insegura, que son dos características que no creo que queramos tener en nuestro Currículum Vitae pronto.

Por más de que no fue ayer cuando las mujeres comenzaron a trabajar, en la actualidad hay mucha presión (no solo externa, sino que a veces viene de nosotras mismas) para demostrar que tenemos una girl boss interior capaz de mover montañas, si es necesario, en el camino para alcanzar nuestros sueños.

No importa quién seas, ni tu género, ni tu posición; estas son las cosas que puedes hacer en tu área de trabajo sin sentir ningún remordimiento y mucho menos incluir una disculpa.

1. Ser fiel a tus limitaciones

GIPHY

GIPHY

Si tu jefe te da más trabajo del que puedes manejar, sé honesta. Tu única obligación es hacer tu trabajo contando con tus habilidades y con lo que estipularon en el contrato. Eso sí, no está mal que ella/él pida que realices otras cosas, pero al ser trabajo extra, no puedes sacrificar tu salud mental por él. Acepta la cantidad de tareas que creas que puedas hacer sin perder la calidad de tu trabajo. Mientras des todo tu potencial, no hay nada por lo que te tengas que sentir culpable. 

2. Tomarte tiempo libre

GIPHY

GIPHY

Tu cuerpo y mente necesitan un descanso de vez en cuando. Respeta tus fines de semana, y mientras no estas irrumpiendo las políticas de la empresa, consigue unas vacaciones del trabajo. Créeme, hará que regreses mucho más productiva.

Si aún las vacaciones no están cerca, despeja tu mente cada cierto tiempo y trata de disfrutar de los momentos que tienes libres, trata de ver una película antes de dormir sin pensar en lo que tienes que hacer cuando vuelvas a la oficina o sal a almorzar sin contar los minutos.

 3. Decir lo que piensas

GIPHY

GIPHY

Si estás en ese trabajo es porque confían en ti y en tu forma de ver las cosas. No siempre vas a tener la razón (ni debes esperar tenerla) pero compartir lo que está en tu cabeza no debe convertirse en un obstáculo. Si crees que puedes mejorar la empresa de alguna manera, por más pequeña que sea, dilo.

4. Pedir un aumento

GIPHY

GIPHY

Al igual que pedir que te paguen a tiempo o solicitar un ascenso. No debes sentirte cohibida por requerir algo que es tu derecho. Por eso se llama trabajo, porque cumples con tus deberes y obtienes una recompensa. Tu pago no es un privilegio, te lo ganaste.

5. Confiar en tu trabajo 

genius kanye.gif

Si tu misma no puedes valer tus capacidades y calificaciones para el puesto, estarás estancada en la misma posición. La primera persona que debe valorarte eres tú. Aboga por ti y conseguirás lo que quieres; no solo una promoción, sino que mostrarte segura (aunque no lo estés) hará que realmente confíen en ti y te deleguen las responsabilidades necesarias.