¿Deberías seguir la carrera familiar?

¿Deberías seguir la carrera familiar?

Tu papá es abogado, tu abuela es abogada, tu mamá es abogada, tu tío es abogado, tu perro es abogado, y todos quieren que seas abogados. ¿Vale la pena hacerlo?

La respuesta sencilla es que no. Estudiar algo durante 5 años solo porque alguien más quiere que lo hagas, es una tortura. La respuesta realista es que, en la mayoría de los casos, no es tan fácil decirte que no a ti mismo, mucho menos a todos los que te presionan para que digas que sí. Ahí es cuando tienes que empezar a hacer, al menos, 3 preguntas:

¿Quieres estudiar algo más?

Está bien no querer ser lo mismo que toda tu familia, pero no es tan bueno quedarte en blanco cuando te toca decir qué sí querrías hacer. Si no te sientes atraído hacia nada en particular, es hora de experimentar.

Si no es la carrera de la familia, es otra cosa, así sea ser payaso profesional, el punto es que es tu responsabilidad encontrar algo. Nadie más te va a dar una respuesta clara de qué es lo que quieres.

¿Te gusta?

Ya sabemos que esto es sencillo: si no te gusta la carrera, no lo hagas. Por otro lado si es algo que te llama la atención, se te da fácil y no lo detestas con todas tus fuerzas, puedes darle una oportunidad. No vas a sentirte como en una tortura interminable y cualquiera puede hacer algo que disfruta durante 5 años seguidos. El tiempo va a pasar de todas maneras.

Puedes estudiar algo que te mantenga mientras encuentras otra cosa que realmente te apasione. Haberte graduado de una carrera no significa que pierdes el derecho a estudiar alguna otra cosa más tarde en tu vida.

¿Vas a querer ejercer?

Porque si vas a gastar tiempo, dinero, y energía en algo que no vas a ejercer ni un solo día, estás malgastando toda tu energía. Hasta el papá más terco va a ser capaz de entender eso.