Cuando tu trabajo está sacando lo peor de ti y no lo sabes

Cuando tu trabajo está sacando lo peor de ti y no lo sabes

Cuando veinticuatro horas no son suficientes para ocuparte de tus responsabilidades y satisfacer tus necesidades fisiológicas, lo más probable es que detrás de tu agotamiento haya un síndrome consumiendo tu energía y productividad.

Aunque ya comprobamos que la existencia del burnout es real, es nuestro deber ayudarte a identificar las señales que puedes estar dejando a un lado mientras tratas de luchar con tu instinto de supervivencia y responsabilidades laborales.

1. Si te sientes en un PMS interminable

En caso de que te lo preguntes, estar molesta, triste, estresada, ansiosa y frustrada en un lapso de menos de 30 minutos no es normal.

2. Si piensas que ir a comer es una pérdida de tiempo

En el momento en el que empiezas a contar los minutos que pasas en tu break de almuerzo y no precisamente porque no quieres que se acabe, sino porque tienes muchas cosas que hacer y cada minuto es indispensable, oficialmente estás en la peor etapa del burnout.

3. Si odias los lunes

y los martes, miércoles, jueves y viernes. Sí, eso definitivamente no es una buena señal.

4. Si dejas de compartir tu trabajo en las redes sociales

Cuando amas tu trabajo, lo quieres compartir con quien sea que esté dispuesto a escuchar. Si dejas de estar orgullosa de el, lo más probable es que tu feed de Facebook no se actualice por semanas.

5. Si sueñas que tu jefe te despide y después se convierte en un pseudo-Hulk malvado

Sorry boss.

6. Si te enfermas todos los días

Lo que comenzó como un dolor de cabeza eventual y siguió con un dolor de espalda inexplicable, puede convertirse en un recurrente en tu vida si no controlas a tu workaholic interior.

7. Si todo lo que te rodea es potencial de almohada

Puedes dormir sobre tu escritorio, libro, bolso, volante y plato de comida; es una habilidad que fácilmente puede entrar en tu currículum.

8. Si personas random te preguntan si estás bien

Probablemente porque estás en pijama, con ojeras, un hair bun y Crocs. En la universidad.

9. Si para ti Halloween se celebra todos los días del año

Los alimentos altos en azúcar no pueden ser parte de tu dieta diaria, al menos si quieres un sistema inmunológico decente.

10. Si los últimos cuatro mensajes que enviaste hablaban de trabajo

Obviamente esto no aplica si estabas escribiendole a tus co-workers o jefe; pero si tu mejor amiga odia tu trabajo tanto como tú lo haces, probablemente es porque todas sus conversaciones tienen al menos una queja sobre lo ocupada que estás o las repercusiones de dormir tres horas diarias.

11. Si este gif no te hace feliz

Duh.

Si tachaste al menos cinco de estos males, lo más seguro es que los burnouts están opacando tu experiencia laboral y quitándole todo lo divertido a tu trabajo. Tan extremo como suena, necesitas recuperar el control de tus emociones y decirle adiós a tu complejo de workaholic mientras tratas de deshacerte de los zombie vibes.