Cómo sobrevivir tu pasantía - The Amaranta

Cómo sobrevivir tu pasantía

Sé que estás al final de la cadena alimenticia.
Author:
Publish date:
Jordan Whitfield

Jordan Whitfield

Si estás aquí, significa que probablemente eres pasante o tienes intenciones serlo. De ser así, déjame felicitarte personalmente; estás tomando tus primeros pasos en tu vida laboral. Go you!

Ahora, seguro has escuchado los rumores y visto las películas sobre tu posible experiencia como pasante y parte de ti está arrepintiéndose de esta decisión. En mi opinión como ex-pasante, los rumores pueden ser ciertos si dejas que lo sean. Te aseguro que una pasantía exitosa se trata de empezar a construir tu ética de trabajo, una buena actitud, el aprovechamiento de tus talentos y simple human dynamics.

El Primer Día

Este día es tan espeluznante que necesita su propio título, pero eso ya tú lo sabes. Como muchas otras cosas, trata de afrontarlo head on. No lo esquives. Es tu primer día, no conoces a nadie, no sabes qué te van a poner a hacer, y eso da miedo, ¡es normal! Lo mejor que puedes hacer es llegar con una buena actitud, introducirte al grupo y ponerte disponible para cualquier cosa.

En este día probablemente no tendrán demasiado trabajo que darte, y por eso es la oportunidad perfecta para ofrecerte para cosas que sí quieres hacer.

Ejemplo: ¿Escribes bien? Hácelo saber a tu jefe, y escribe algo para presentar. Si sale bien, estarás ayudando en algo que te gusta.

Además, asegúrate de discutir de manera simpática y aprehensible qué es lo que quisieras sacar de la pasantía. ¿Quieres saber cómo presentar o convencer a un cliente? Pide estar en las reuniones, ¿quieres mejorar en algo en específico? Díselo a tu jefe. Créeme, ya le estás haciendo el favor de saber qué te va a poner a hacer en vez de improvisar cualquier trabajo.

Conociendo al jefe/a

Parece intimidante, pero un buen jefe querrá que te sientas a gusto. No será tu padrino mágico, pero siempre querrá que aprendas y ayudes en tu pasantía. Lo mejor que puedes hacer es tenerlo como guía y fuente de información. Sé honesta y casual. Si estás ahí para aprender, él o ella entenderá si tienes preguntas y estarán felices de contestarlas. También puedes contarles tus ideas y preguntar si son o no factibles, y por qué. De esta manera aprendes y entiendes qué se necesita para prosperar en esta área.

Sé un ayuda, no un estorbo.

No esperes a que te pidan las cosas. Si puedes ayudar con algo que escuchaste que hacía falta, o puedes echar una mano en algún lado, hazlo. La idea es hacer más de lo que te pidan si quieres resaltar. Es tu oportunidad para demostrar tu talento y disposición.

¿Recuerdas cuando Robert De Niro organizó el escritorio de Anne Hathaway sin que se lo pidieran en The Intern? Algo así.

Francois Duhamel/Warner Bros

Francois Duhamel/Warner Bros

Actitud, actitud, actitud.

No hay nada más importante que tener una buena actitud durante tu pasantía. Te ayudará con tu jefe, con las tareas que te pidan y para conocer amigos.

Aprende a ser flexible. Si estás haciendo algo aburrido, hazlo con una sonrisa y hazlo mejor de lo que se esperaba. It’s about going the extra mile.

La manera más fácil de tener una buena actitud es buscar una pasantía que realmente te guste, no una que hagas por hacerla. Trátala con un trabajo de verdad, no una pasantía.

Pregunta todo lo que puedas

Si tienes dudas, exprésalas. No hay nada que le guste más a un mentor que ver tu curiosidad por el tema. La idea es que la experiencia sea lo más enriquecedora posible, pero nadie lo hará por ti.

Da las gracias

Si seguiste los pasos anteriores, lo más probable es que hayas sido de gran ayuda; sin embargo, siempre es importante dar las gracias por la atención y oportunidad que te brindaron. Acompañar las gracias con un detalle nunca está demás. (P.S: No hay nada como una carta escrita a mano).

Estas gracias las puedes acompañar con una solicitud de feedback y consejos sobre tu desempeño, de esta manera puedes cerrar tu experiencia de forma placentera, llevándote una maleta de herramientas para tu próxima aventura laboral.

Por último, lo más importante que siempre debes tener en mente es siempre sumar. No solo en tu pasantía, sino donde quiera que estés, recuerda siempre estar aportando algo al grupo, así lo pidan o no. Lo ideal es sorprender y hacer todo lo mejor posible.