Como reconocer si estás frente un experto o un marca personal

Como reconocer si estás frente un experto o un marca personal

Nuestra mayor exportación hoy en día es petróleo, gorras con la bandera y community managers. Por eso, un montón de gente ha aprovechado para proclamarse expertos en marketing digital o gestión de redes sociales y hacer talleres en los que convencen a otras personas de que son profesionales.

En un país donde cualquiera puede proclamarse a sí mismo político, un falso experto de marketing digital no es un gran problema. Pero sí es un problema cuando necesitas a alguien que te ayude con tu marca y todo el mundo está haciéndose pasar por el Steve Jobs de las redes sociales.

Si en serio necesitas un experto, ponle atención a las señales de que la persona que estás a punto de contratar solo es alguien que tomó un curso:

No tiene experiencia comprobable

Para ser un experto en marketing digital, se necesita más que conocimientos teóricos. Está súper bien tomar miles de diplomados y talleres y saber todo lo que hay que saber, pero cuando estás tratando con redes sociales y algoritmos que cambian cada 2 segundos, nada de eso reemplaza la experiencia.

Puedes googlear todo lo que te dice

Cosas como “las redes sociales se utilizan para crear consciencia”. Sí, es cierto, pero saberlo no es algo que vuelva a nadie un experto. Solo es una persona con acceso a internet y la capacidad de leer e interpretar correctamente lo que lee para luego repetirlo.

Si la mayoría de las cosas que te dice las has leído en blogs sobre marketing digital, claramente no estás ante un experto. La manera más fácil de reconocer a alguien que sabe vs. alguien que dice saber es dejándolo hablar. La estrategia que les dan a los últimos en las clases sobre marcas personales, es posar como expertos y repetir información como si estuviesen descubriéndola por sí mismos.

Todo incluye una invitación a que veas su blog

El fin último de toda interacción pareciera ser que revises sus redes personales, no que aprendas algo o puedas utilizar tus nuevos conocimientos para lo que necesitas.

No hay nada de malo con que alguien quiera promocionarse y sacar dinero de sus conocimientos. Sin embargo, lo que no están enseñando en esas clases de marca personal es que eso no va a ayudar al cliente, que el contenido del blog tiene que ser de valor, y que no sirve de nada repetir lo que ya hay en 1000 blogs más.