Si todo falla, hazle ojitos a tu jefe

El ser humano es imperfecto, y por ende, las probabilidades de que se le vayan los tiempos y termine en la oficina del jefe disculpándose por su naturaleza imperfecta son bastante altas.

Por no decir indiscutibles.

Así que por más sorprendente que pueda sonar: nosotras también cometemos errores. Es de hecho, un homenaje a nuestras raíces y orígenes, porque c*garla es un arte intrínseco.

Sin embargo, manejar dichos errores también es un arte y aprender de ellos, disculparse y avanzar no es algo que pasa todo el tiempo. Sobre todo porque todos somos un poco incómodos la mayoría del tiempo y estamos desesperados por evitar cualquier cosa que pueda interrumpir la hermosa y calmada armonía en nuestras vidas. 

Ah, y los chakras, por supuesto.

Estos, son algunos ejemplos de todo lo que no debes hacer cada vez que la c*gas en la oficina.

Ver relacionados:

Cosas por las que no tienes que disculparte en el trabajo

La verdadera razón por la que no puedo dejar de disculparme por tonterías

Cómo disculparse por acosar a alguien sexualmente

‘Lo siento’

Sí, solo “lo siento”. Esto puede ser una muy buena respuesta fuera de la oficina, pero dentro de sus cuatro paredes realmente no le importa a tu jefe que “lo sientas”.

Ni siquiera suena creíble y está comprobado que 11 de cada 10 supervisores van a entender que faltaste a la reunión si los contextualizas.

’*Inserte cualquier excusa que culpe a otra persona por lo que pasó*’

Esto, de nuevo, funcionaba en primaria y en los mejores años de bachillerato; pero cuando hablamos de ligas mayores, de nada sirve que juegues a la papa caliente con tus compañeros del trabajo. 

Puede surgir como un comentario complementario, pero no es parte de tu disculpa.

‘Pero…’

La mayoría de las veces que sacas el comodín del “pero”, es para negar todo lo que dijiste antes de su mención.

Así que si quieres hacer a tu jefe un ser humano feliz, encuentra un sinónimo que no derrumbe todo tu argumento. 

‘Soy la peor, blah, blah, blah’

Si “no hay una mala manera de disculparse” es porque no han visto a personas sacar la tarjeta de la lástima. Interrumpir tu regaño respaldándote en lo horrible que eres no va a distraer ni conmover a tu jefe.

That’s a no-no.

Afirmaciones así solo cuelgan en el aire, esperando que alguien las confirme o haga que te “sientas mejor contigo misma”. Y créeme, nadie quiere pasar tiempo abanicando tu ego.

*Ignorando toda la situación*

¿De verdad tenemos que explicar por qué esto está mal?

--

Disculparse no es tan difícil: solo necesitas reconocerlo, admitirlo y trabajar en ello. O puedes intentar con los ojitos, porque las lágrimas no son una opción.