Cómo no acosar a nadie en tu trabajo

Cómo no acosar a nadie en tu trabajo

A pesar de lo que la gente de Hollywood piensa, acosar a alguien en tu oficina no es tan fácil. De hecho, tienes que suprimir tu sentido común para poder hacerlo. Te toca pensar que el lugar de trabajo no es de hecho para trabajar sino para buscar candidatos a parejas sexuales, y suprimir tu instinto de comportarte como una persona decente. Eso hace que las reglas para no acosar a alguien sean súper fáciles de definir:

#1 No asumas que la gente está ahí para chancear

A menos que tu contrato diga literalmente “parte de tus funciones es encontrar pareja en tu entorno laboral”, asume que coquetear es completamente inapropiado y que nadie está usando la oficina como sustituto de Tinder.

#2 No hagas comentarios sobre el cuerpo de tus compañeros

Ni que tu trabajo fuese crear piropos de camionero estaría bien hacer comentarios sobre el cuerpo de alguien en la oficina. Para evitar problemas solo asume que nadie quiere ser visto de manera sexual en su ambiente laboral a menos que te digan lo contrario.

#4 Si no quieren verte fuera de la oficina, no insistas

Si las dos primeras reglas te hicieron pensar “oh, bueno, pero en ese caso puedo sacar las cosas de la oficina y ya”, pues adelante siempre y cuando sepas que la persona está interesada. Si tienes que suplicar, respeta los límites y sigue adelante.

#5 Y no confundas tu tiempo en la oficina con una cita

El hecho de que pases nueve horas al día en un espacio cerrado con esta persona no significa que estén saliendo. Demasiado wishful thinking.

#6 Jamás en la vida le caigas a un subordinado. No hay excepciones

Entre jefes y subordinados hay una estructura de poder inherente a la posición jerárquica. Eso hace que si eres un jefe insinuándote ante un subordinado, tu subordinado se vea en una posición que pone en riesgo su trabajo porque si te dice que sí está devaluando lo que hace y si te dice que no puede estar arriesgando su relación laboral contigo. Lo que hizo Weinstein debería horrorizarte no darte ideas sobre cómo tratar a tu personal.