El escritor y el feedback: La historia sin fin - The Amaranta
Primero está la página en blanco, después están los lectores...

Gabriel García Márquez decía que nunca releía sus novelas, pues tenía miedo de encontrar errores o darse cuenta de que pudo haber hecho algo distinto. Eso lo convierte a él mismo en su más temido lector. Ray Bradbury, por otro lado, creía que uno tiene que escribir pensando en una sola persona que no fuera a leer. 

A veces es difícil escuchar opiniones acerca de un escrito propio. En el mundo existen jueces y críticos muy feroces, pero el más exigente puede estar dentro de ti. Por lo que hay que balancear cómo reaccionamos frente a ese feedback que nos ofrecen quienes leen alguna página nuestra.  

Es por eso que le preguntamos a varios escritores qué postura deben tomar frente a las opiniones ajenas y cuál es la mejor forma de utilizarlas a nuestro favor. Hay muchos escritores allá afuera, pero también hay muchos lectores así que nos lanzamos a los tiburones o nos quedamos con el sueño en la cabeza. 

Ver relacionados:

¿Qué significa ser un joven escritor en Venezuela?

Mi encuentro con la poesía

Diego Arroyo Gil, su trayecto como periodista y sus nuevos proyectos

¿Cómo salir del estancamiento creativo según Toto Aguerrevere, Charliepapa, Nacho Redondo y Fausto Amundarain?

Entonces, ¿cómo lidiar con el feedback?

Diego Arroyo Gil es periodista y el escritor de Bocaranda: El poder de los secretos y La señora Ímber: Genio y figura. 

“Ser receptivo es fundamental, aún si la crítica es feroz. En general, la gente que escribe se da cuenta, al releerse, de que pudo haber dicho tal o cual cosa de una mejor manera, así que no es ninguna novedad que otras personas también lo adviertan. A mí me ha ayudado mucho no verme como escritor. Esa sola palabra te puede engañar si te hace creer que has alcanzado una cumbre, cuando todos sabemos que escritores son Cervantes, Shakespeare y Dostoievski”.

Isabella Saturno es una poeta publicada en el II Concurso de poesía José Rafael Cadenas 2017 y la autora del libro infantil Conejo y Conejo de Ediciones Ekaré.

“Muchos esperan que la crítica circunscriba una obra literaria a buena o mala. Eso no existe. En todo caso, cuando los escritores recibimos ese tipo de feedback, estamos enfrentándonos a opiniones de lectores. Esas opiniones de lectores son muy difíciles de conseguir, porque los lectores son escurridizos o evitan decir que no les gustó lo que escribiste o ni siquiera terminaron de leerlo. Estoy segura de por muy grande que sea el ego de un escritor, no siempre quiere cumplidos. También un escritor necesita de esas sacudidas”. 

Yo he logrado conseguir lectores muy estrictos que me exigen muchísimo. Son amigos que no tienen miedo de decirme que lo que escribí es malo, pésimo, asco. A esos lectores hay que cuidarlos porque cuando les gusta algo que escribes, lo defienden con mucho ahínco”. 

Carlos Egaña es estudiante de Letras en la Universidad Católica Andrés Bello, escritor de crónicas y cuentos en varios portales web y autor del poemario que se titula Los Palos Grandes

El escritor nunca tiene la palabra final sobre lo que escribe. Como bien nos enseñó Barthes con La muerte del autor, el sentido depende de los vínculos que se le dan a la obra escrita. Si entendemos que el arte es comunicación, que a juro necesita un espectador o un receptor, la cuestión resulta algo evidente. Escrito esto, las críticas bien fundamentadas, que asocian lo creado con algo que tal vez no tomamos en cuenta, son importantísimas. Cada palabra, cada oración, hemos de entenderla como el punto de partida de una discusión, no como una verdad en sí. Y hacer caso omiso de esta discusión es irresponsable”.  

“Ahora, uno tiene que saber cómo discriminar la crítica, la recepción, el feedback. Sea positivo o negativo. No vale la pena inmiscuirse en los ‘no me gustó porque citas mucho’ o ‘eres sifrino, así que lo que escribes no es válido’. Hay que buscar, en cualquier caso, interlocutores que estén en el círculo cultural en que uno se inscribe como acorde a las experiencias de uno, posee el criterio suficiente para que su palabra valga”.

Kat Puglisi es una escritora que se está desarrollando a través de Instagram con su cuenta @thepuglisi y tiene más de siete mil seguidores. 

En el medio donde trabajo, más que la crítica, que sí la hay, es la ausencia de ella. Llevo un año o un poco más escribiendo, es mi rama pues estudio Medicina, y todavía a este punto tengo muchos lectores que son lectores fantasmas que no dan like ni comentan. Algunos solo dan like y ya. Y muchas veces me siento estancada porque el único medio estadístico que nos dice a nosotros que está funcionando lo que estamos diciendo es a través de comentarios y mensajes directos".

“Se podría decir que los escritores aún se están abriendo camino en esta red social que sigue siendo muy visual, no nos va tan bién como a la comedia. La comunidad lectora es mínima, lo que hace que la receptividad sea muy baja, entonces tienes que ganarte a tus seguidores de poquito a poquito. Mi recomendación es no pelear, yo sé que en redes sociales es muy complicado, pero si tienes seguidores fieles que les gusta tu trabajo y poseen en algún momento una crítica, alguna recomendación o pregunta, responderla de la mejor manera. Al final del día si no tenemos lectores, poco sirve escribir”.

...

Entonces, si alguna vez recibes algún insulto o crítica, recuerda que solo sirve si te ayuda a ser mejor. De lo contrario, respira y recuerda que cientos de escritores han pasado por lo mismo que tú. 

La mejor respuesta siempre va a ser seguir escribiendo.