Por qué a los millennials no nos gustan los trabajos convencionales - The Amaranta

Por qué a los millennials no nos gustan los trabajos convencionales

Nuestra prioridad no es un salario a fin de mes y así debería ser para todos
Author:
Publish date:
Ashley Ella Design

Ashley Ella Design

Hemos escuchado todo sobre los millennials, desde nuestro apego con la tecnología hasta los rasgos consumidores que nos caracterizan, pero cada aspecto parece dirigirse hacia la misma dirección: somos la generación que ha revolucionado los estereotipos.

GIPHY

GIPHY

Somos tercos, dedicados y apasionados. Somos tantas cosas a la vez que nos hemos ganado el título de la generación más estudiada de la historia, porque ni nosotros mismos nos entendemos.

Queremos trabajar en empresas como Google, Amazon y Netflix (según una encuesta liderada por YouGov), porque cuando lo pensamos a fondo ¿qué tienen los tres en común? Flexibilidad. La Generación Y no trabaja en un horario de oficina, no porque no podemos, sino porque no queremos. Nuestro ideal es la libertad y eso abarca el ámbito laboral.

Una investigación global de PwC analizó el caso de 44.000 millennials y encontró un patrón: estamos dispuestos a mezclar nuestra vida personal con la laboral, pero necesitamos un balance. Encerrarnos en un cubículo por un número estricto de horas no está en nuestro ADN. El 77% de nosotros siente que los esquemas de trabajo flexibles nos dan pase libre para incrementar nuestra productividad y queremos mantenerlo de esa forma.

Esto ha dejado como efecto secundario un cambio a nivel empresarial. Comprendemos la mayor fuerza laboral y quiéranlo o no, las otras generaciones se han acoplado a algunas de nuestras conductas. Impulsamos una cultura laboral que acepta horarios flexibles y los resultados de esta evolución se han traducido a mejor rendimiento y efectividad.

Incluso, nuestra prioridad es pertenecer a compañías con las que nos identificamos y vinculamos emocionalmente, así nuestra remuneración económica no sea alta. Los valores corporativos tienen más peso en nuestras decisiones y son normalmente los que nos hacen quedarnos o irnos de un trabajo.

GIPHY

GIPHY

En contraste, nuestro nivel de compromiso depende de qué tan identificados nos sentimos con la organización y a su vez el valor que nos dan dentro de una empresa. Nos caracteriza la necesidad de feedback y muchas veces la falta de comunicación nos orilla a cambiar de trabajo; porque al contrario de las generaciones pasadas, no nos quedamos en trabajos que no nos hagan sentir cómodos.

El proceso de transición también nos ha hecho convivir con personas que no tienen nuestros mismos ideales, y muchas veces el panorama tradicional ha demostrado que las técnicas cerradas frustran por lo menos a seis de cada 10 trabajadores de esta generación. Su proceso estricto y centrado no se compara con nuestras prácticas. Según un estudio de Accenture, el 92% de nosotros practica el multitasking como filosofía de vida. De hecho, por lo menos la mitad de nuestro tiempo laboral se basa en realizar varias tareas al mismo tiempo.

Nos destacamos porque el trabajo no es una obligación para nosotros, sino una responsabilidad; y en el momento en el que dejamos de aprender y crecer en el entorno de trabajo, buscamos dar el próximo paso a otra dirección. Podemos adaptarnos sin pensarlo dos veces.

Así que si alguna vez te has preguntado qué nos hace tan diferente a las otras generaciones, la lista es larga y compleja, pero la diversidad está bien, siempre y cuando permita que el trabajo esté listo a tiempo.