Y peor cuando lo disfrazan de "pasantía no remunerada"

Master of none no es solo una serie de Aziz Ansari a la que deberías darle un chance. Es la última parte de un dicho gringo popular: jack of all trades, master of none. Hace referencia a esas personas que trabajan en muchas cosas al mismo tiempo, y no han logrado ser expertos en ninguno. El todero.

Si lo volviéramos un modelo arquetípico el todero sería una mezcla entre el héroe y el tonto. Tiene los suficientes conocimientos en distintas áreas para salvar el día, como el héroe. Pero cuando se trata de cobrar por lo que hace, lo tratan como todo un tonto.

Todo el mundo tiene un grado de todero. Desde siempre ha sido necesario emplear a personas con conocimientos amplios en varias áreas. De hecho, es difícil trabajar y simplemente no aprender nada de ninguna área que no sea la tuya. Supongo que es posible si te esfuerzas por jamás hablar con ningún compañero de trabajo y nunca ni siquiera fingir interés por saber qué más se hace en tu lugar de trabajo. Lo normal, es que sepas un poco de todo aunque sea de una manera referencial.

En otras palabras, el problema no es que el todero exista. Siempre ha estado ahí. El problema son las personas que: 

  1. No saben lo que quieren pero creen que es todo, y
  2. Esos que están explotándonos felices de la vida porque creen que pagarle $2 a un venezolano es resolverle la vida entera.

Digamos que por primera vez, el “hacer publicidad” es accesible para literalmente cualquier persona con un negocio y acceso a internet. Abrir una página de Facebook y un perfil de Instagram no requiere de un título universitario. Lo que viene después es lo complicado. Como mínimo necesitas alguien que planifique tu estrategia, otra persona que desarrolle la voz de tu marca, un diseñador que te ayude con la identidad visual, un redactor de contenido para poner todo eso en práctica, un Community Manager para la implementación, y alguien que sepa de analytics para monitorear la efectividad.

Alguien que apenas se acaba de enterar de la publicidad en Facebook, resume todo eso en “necesito un community”. Así es como nace la oferta de trabajo de “quiero un community que sepa diseñar, editar, ilustrar, tomar fotos, hable 15 idiomas fluidamente y me ayude a entender mi relación con mi mamá”. Hay gente que genuinamente cree que todo lo relacionado a redes sociales lo hace una sola persona. Muchas veces basta con orientarlos y darles el nombre de lo que están buscando para que todos sigan felices con sus vidas. Y por supuesto luego están los miserables. Los que no te piden que arregles sus relaciones con sus madres porque nunca tuvieron una, son engendros del mal y el invento inútil de “la viveza criolla”.

Cuando una oferta de trabajo describe perfectamente 5 cargos distintos, con experticia y lujo de detalles, pero convenientemente lo pone en uno, estás ante una persona que sabe que necesita un equipo entero pero solo está dispuesto a pagar por un pasante de medio tiempo.

El problema con esto, aparte de que es irrespetuoso con las personas que buscan contratar, es que es una demostración de ignorancia extrema en cuanto a la vida en el planeta tierra. Esto es lo que pasa: una semana tiene 168 horas. El ser humano promedio pasa al menos 3.5 horas semanalmente en el baño, al menos 56 horas durmiendo, y, al menos, 42 horas entre preparar comida y comer. Quedan 66.5 horas disponibles, 9.5 horas por día. Digamos que nada más la investigación de una estrategia de redes sociales te toma 4 horas, diseñarla y redactarla unas 8, escribir el copy de 10 posts para redes sociales 4 horas, hacer el diseño para cada uno 12 horas, y programar 30 minutos porque el internet apesta. Tu día promedio laboral requiere de 58 horas.

Aún trabajando los 7 días de la semana descansando solo para dormir, comer, e ir al baño, no existen horas suficientes para hacer el trabajo de 5 personas. A menos que esta gente tenga el secreto para ser omnipresentes y omnipotentes, no es posible.