Cómo saber si tu proactividad te está jugando en contra

Una de las cualidades que se repite una y otra vez en cada oferta de trabajo es la proactividad. Más allá de buscar un diseñador, un abogado, un pasante, o lo que sea, recursos humanos siempre está buscando a alguien “proactivo”. Lo que no te dicen es que hay grados, y cuando te pasas de proactivo eres un fastidio para ti y para todos los que te rodean.

Ver relacionados:

Aprender a delegar cuando eres una obsesivo compulsiva

Las reglas implícitas del espacio laboral que todos saben pero nadie dice

Antes de volverte “la fastidiosa de la oficina”, aprende a darte cuenta de cuando tu proactividad te está haciendo más daño que bien:

No estás cumpliendo con tus objetivos

En algún momento dejaste de ser la persona que terminaba todo antes de la fecha de entrega y ayudaba a los demás, para convertirte en la que siempre está trabajando en algo que no le corresponde.

Todas las reuniones terminan contigo diciendo “bueno, yo puedo encargarme de eso”, en referencia a cosas que no tienen nada que ver con tu función principal. Siempre decides responsabilizarte de lo que nadie más quiere. Además, te esfuerzas tanto por superar las expectativas de tu jefe que te abocas por completo a un proyecto… y dejas todo lo demás por la mitad si es que lo haces.

Bien que algo te esté quedando súper genial pero si eso implica dejar todo lo demás de lado, tu proactividad está afectando todo.

No dejas que los demás cumplan con los de ellos

Como te encargas de todo, dejas a los demás sin nada que hacer. Ahí dejas de ser una ayuda para convertirte en algo más parecido a un reemplazo. En ese momento, empiezas a interrumpir el flujo de trabajo.

Tu gestión de tiempo es un desastre

El perfeccionismo solo es agradecido siempre que no implique esperar toda una vida a que un trabajo esté listo o lidiar con la incapacidad de alguien para manejar más de dos proyectos en simultáneo. Lo importante es que puedas saber cuánto tiempo extra dedicarle a cada tarea sin descuidar nada.

Cuando tu proactividad implica saltar de aquí para allá, ayudando y dejando todo a medias, ya deja de ser una virtud. La idea es que seas lo suficientemente proactivo como para que todo fluya mejor, no para hacerlo más complicado dejando cabos sueltos.

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
TheA logo
Más artículos
¿Qué necesitas saber si quieres iniciar como maquilladora?