Seguro no es porque se pasan la tarde jugando cartas con las amiga

En este mundo lleno de malicia y presidentes comunistas, donde países están en guerra y niños mueren de hambre, también se premia el talento y la humanidad de esas personas que, en un entorno cualquiera, destacan por sus logros, siempre a beneficio de la sociedad.

El cine es aclamado de la manera más prestigiosa en los premios Oscar; el Nobel se entrega en distintas categorías, a personas que hayan desarrollado investigaciones o descubrimientos durante el año de premiación; los Grammy celebran la música y los Emmy la televisión; así como el jugador de fútbol del año se lleva el Balón de Oro.

Cantidad de premiaciones que aplauden el esfuerzo humano y a la vez inspiran a millones a hacerlo cada vez mejor. Razón por la que todos los venezolanos nos sentimos orgullosos hace un par de días, cuando la BBC reveló su lista de las 100 mujeres más influyentes del mundo, donde se encuentran dos venezolanas.

María Corina Machado de #52 y Valentina Quintero de #77 fueron seleccionadas como parte de esta lista de uno de los medios más importantes del mundo, donde mujeres entre 15 y 94 años destacan sus respectivas labores con un propósito claro y un resultado positivo.

Ahora, ¿qué hace a dos madres comunes y corrientes de un país en crisis formar parte de la lista de mujeres con mayor influencia en el mundo?

La respuesta sin duda no es porque se quedan en su casa esperando a sus maridos, ni porque van del gimnasio a la peluquería. Estas dos mujeres podrían ser fácilmente la representación activa de un género en Venezuela que, a pesar de vivir en una situación terrible, con la posibilidad de salir del país, siguen echándole un camión a través de sus profesiones para así lograr un cambio a nivel político y cultural dentro de nuestra sociedad.

María Corina Machado, exdiputada de la Asamblea Nacional, candidata presidencial, fundadora de dos partidos políticos, diosa de las doñas del Cafetal y además madre de tres hijos, cuenta con una carrera extensa de experiencia en terreno político, económico y social, donde en estos veinte años de socialismo, su misión principal ha sido demostrarle a un país entero que el trabajo y la educación son la clave del progreso. En el proceso, entre sesiones de Asamblea, conferencias y protestas, ha recibido críticas, abucheos y hasta golpes solo por intentar ser la voz de un grupo enorme que, pasando hambre, intenta verle una solución a la situación de este país.

A su vez Valentina Quintero, la mujer que mejor conoce Venezuela, tiene más de veinte años recorriendo el país para demostrar tanto las maravillas turísticas, como la necesidad de comunidades remotas completamente aisladas de lo citadino. A través de la radio, televisión, la web, redes sociales, y La Guía turística de Valentina Quintero, ella junto a su familia aventurera cuenta una historia bonita de nuestro país, da las mejores recomendaciones y además crea conciencia de cómo se debe mantener y aprovechar un paraíso tropical. Saliéndose un poco de lo bonito y rural, Valentina también se ha dedicado a denunciar públicamente los desastres forestales que están ocurriendo en zonas del país donde se realizan actividades ilegales y las autoridades no hacen nada al respecto. Siendo el mejor ejemplo la minería ilegal en Canaima; paraíso para los mineros que, contaminando con mercurio, extraen oro en cantidades absurdas.

Par de mujeres que han regalado gran parte de sus vidas al progreso de un país; razón sin lugar a dudas por la que merecen pertenecer a una lista tan importante, y nosotros completamente orgullosos de estar representados a nivel mundial por ese nivel de dedicación y amor hacia una nación entera.

Así que niñas, menos “quiero ser como CoriMusic porque está divina” y más, “Qué b*las lo que están haciendo este par de mujeres por nuestro país”.