La administración de Trump está luchando para que los jefes ejerzan su derecho a despedir a los gays - The Amaranta
Solo por el hecho de que son gays o lesbianas

En la nueva edición de "medidas que perjudican a toda la nación menos a los hombres, a las personas blancas, a los heterosexuales y a los americanos", la administración de Trump se puso creativa y apuntó el dedo hacia los trabajadores homosexuales.

Después de anular la ley que prohíbe y pena la discriminación por identidad u orientación sexual, a Trump se le ocurrió la brillante idea de que la homosexualidad sea la nueva excusa válida de despido. 

En su lógica, ser gay o lesbiana es suficiente razón para firmar tu carta y salir de la empresa. 

El Departamento de Justicia de los Estados Unidos ha enviado abogados a la corte federal para afirmar que la ley no prohíbe la discriminación contra los empleados homosexuales; ya que es completamente aceptable que toda la fuerza laboral que no es heterosexual sea discriminada. Dah

Por supuesto, no es la primera vez que el tema sale a colación, en 2010 la empresa Altitude Express despidió a uno de sus empleados por ser gay, y aunque el caso fue controversial a luz pública, la "justicia" le dio la razón a la compañía argumentando que la ley solo protege a los trabajadores de la discriminación por sexo, religión, origen y raza, pero no por la orientación sexual.

Bajo el mismo argumento quiere respaldarse el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, mientras la apelación de la sentencia viene en camino. Para ellos, es imprescindible separar el sexo de la orientación sexual, así la posibilidad de despedir a los empleados por ser gays se convierta en un camino viable. 

Eso pasando por alto que la ley contempla la no discriminación por los estereotipos sexuales, así que la "orientación sexual" está prácticamente implícita en este artículo, según lo argumentado por La Comisión por la Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC).

El abogado de la EEOC, Jeremy Horowitz, dijo a la corte: "Los estereotipos sexuales dicen que si usted es un hombre atraído por un hombre o una mujer atraída por una mujer, no se está comportando como se supone que esos géneros se comportan". Otro punto para la protección de los trabajadores gays. 

Ahora el debate se ha abierto en el Tribunal de Apelaciones para decidir si el Título VII de la Ley de Derechos Civiles de 1964 ampara a los trabajadores de la discriminación basada en su sexualidad; sin embargo, los abogados de Trump insisten en omitir la sexualidad de la ley, manteniéndose firmes en que de haber querido incluirla, la ley hubiese sido más explícita.

Y con ellos el equipo del Departamento de Justicia, que argumenta que la ley, que ha protegido a los trabajadores de la discriminación racial y de género por más de cinco décadas, no puede extenderse para protegerlos de la orientación sexual porque los legisladores originales "no lo querían de esa manera".

Si claro. Tampoco querían a los inmigrantes, a las mujeres, a los negros y a cualquier ser humano que difiriera de sus ideales. Obviamente.