Son las leyes anti-aborto.

Si leíste "Margaret Atwood" y pensaste que definitivamente habías escuchado ese nombre en alguna parte, probablemente escuchaste algo sobre una nueva serie de Hulu llamada The Handmaid's Tale, que narra precisamente la historia de una sociedad distópica en la que los derechos reproductivos de la mujeres son socavados para volver a los valores arcaicos y restablecer la población infantil de los Estados Unidos, que por abuso de los anticonceptivos atrofiaron su capacidad de procrear. Por eso, un grupo limitado de mujeres fértiles, son utilizadas como úteros rentables para acrecentar la población, bebé a bebé. 

Se imaginarán cómo reaccionó una mujer que escribió un libro con esa temática en 1985 cuando reforzaron las leyes anti-aborto en Texas. 

La problemática llegó a sus oídos durante BookCon, cuando después de hablar sobre su libro, le preguntaron qué pensaba sobre las leyes reproductivas en Texas. 

La autora afirmó que pensaba que era un tipo de esclavitud a la mujer, puesto que forzar a alguien a tener un hijo que no puede mantener económicamente es atarla a un estilo de vida para el que ella no está adecuada. 

Agregó a esto que si ese es el caso, el Estado debería pagar por todo el proceso de embarazo, así como la vida del niño después de nacer, sus seguros médicos, entre otras cosas. 

Tenemos que entender que Texas es uno de los estados más conservadores de Estados Unidos y mayoritariamente republicano, lo cual significa que son pro-vida. Sin embargo, este es el estado con las leyes reproductivas más rigurosas de todas, las cuales están a punto de ponerse más difíciles si se hace efectiva esta nueva propuesta. 

Margaret Atwood tiene razón en lo que dice a pequeña escala, y también a gran escala, uniendo las variantes culturales que esto pueda implicar. A pesar de que estamos mejor que en épocas antiguas, las leyes reproductivas actuales no benefician al 100% a las mujeres de hoy en día, mientras todavía existen países en los que las mujeres tienen que lidiar con rituales como la mutilación genital.