Otro día, otro medio que muere

Tenía 10 años y mi mamá me había obligado a ir a la casa de mi abuela. Después de un rato allí, la conversación de los adultos terminó por aburrirme y decidí tomar una revista, de esas que venían con el periódico, y me fui a leerla en uno de los cuartos. Así fue como llegué a Tavi Gevinson. Le habían dedicado un pequeño espacio en una de las páginas para contar quién era y qué estaba haciendo: Tavi era una niña de 11 años que publicaba fotos de sus outfits y escribía sobre ropa y otras cosas de su interés en su blog de moda llamado Style Rookie. Tavi era como yo. Teníamos casi la misma edad y compartíamos la pasión por la moda. Ese día pasé de verme fuera de lugar entre un montón de adultos a sentirme comprendida por esta completa desconocida.

Puede que te guste:

En el 2011, a sus 15 años, Gevinson —quien para ese momento ya había colaborado con The New Yorker y Vogue Paris, y había sido llamada el futuro del periodismo de moda por Lady Gaga— fundó la revista para adolescentes Rookie Magazine. En ella, se publicaban artículos y ensayos cuyos tópicos iban más allá de la moda; el medio digital tocaba temas como el feminismo, la política, la cultura pop y el arte. 

El pasado 30 de noviembre, tras siete años y a través de una carta de seis páginas, Tavi Gevinson anunció el cierre de la revista debido a que esta ya no resultaba financieramente sostenible. Expresó tanto su tristeza como agradecimiento con todas las personas que llegaron a colaborar con Rookie en algún momento. La publicación digital no solo era un espacio en el que los adolescentes sentían que encajaban, sino que ayudó a catapultar las carreras de talentosos artistas como Petra Collins, fotógrafa e imagen de Gucci

La noticia me entristeció bastante por lo que significa: el medio no solo era una plataforma hecha por y para adolescentes con la que muchos de ellos se sintieron identificados ya que en su entorno no contaban con las herramientas o la comprensión que esta ofrecía, sino que era el proyecto de alguien a quien de verdad le apasiona su trabajo. Lo que hace esta situación más triste aún es que así como lo fue para Rookie, este es y será el destino de otras publicaciones.

En su carta, la fundadora y editora en jefe de 22 años explica que es muy difícil mantener un medio a flote hoy en día. Apenas el año pasado Teen Vogue y Seventeen dejaron de producir material impreso y optaron por mantenerse únicamente en el negocio digital. ¿Uno de los culpables? Instagram.

La red social fundada por Kevin Systrom y Mike Krieger en el 2010 tiene mayor alcance y es más instantánea que cualquier revista. Instagram es capaz de cubrir con inmediatez aquello que medios que sacan un número al mes simplemente no pueden. Además, hacer publicidad a través de la plataforma es mucho más efectivo que hacerlo mediante las publicaciones tradicionales; por ejemplo, Fashion Nova se alió con distintas celebridades para que promocionaran la marca en sus posts y ahora esta es tan buscada en Internet como casas de moda de lujo como Gucci, Louis Vuitton o Chanel. Todo esto sin necesidad de organizar un desfile ni, mucho menos, comprar un espacio publicitario en una revista.

Aunque la red social es prácticamente necesaria para ser alguien en este milenio, es una pena perder un medio como Rookie a causa de ella, entre otras tantas cosas. La revista fundada por Gevinson se encargó de darles una voz a los incomprendidos, aquellos que no podían ser catalogados como niños ni como adultos, cuando no había muchas otras publicaciones que lo hicieran. Para muchos, la plataforma les dio respuestas y los acompañó en esta aventura que es crecer; ahora, después de siete años, puede que Rookie tenga otro camino que recorrer.