Reseña de Spider-man: Homecoming - The Amaranta
Con gran poder viene gran responsabilidad.

Tomándo la delantera entre las mejores películas de este verano está Spider-man: Homecoming.

Una película que no había creado mucha expectativa por el despecho emocional de los fanáticos de spidey, desde que salió Spiderman 2 (2004), sorprendentemente ha ganado muchos más adeptos que vuelven a proclamar a Spider-man como el mejor superhéroe de Marvel.

Spider-man: Homecoming antes de su estreno estaba levantando sospechas sobre su éxito considerando que contaba con media docena de escritores, un director sin grandes películas taquilleras (Jon Watts), una historia medio complicada que se entrelazaba en el universo Marvel con Captain America: Civil War y a Tom Holland como actor principal que nunca había tenido un gran papel como representar a un superhéroe tan querido como este.

Sin embargo, ha alcanzado 73 puntos en Metacritic, un 93% en Rotten Tomatoes y un 8,1 en IMDb en tan solo el primer fin de semana de estreno.

Vox la nombra como “La mejor película de superhéroes del 2017”.

Forbes dice que es “La mejor película de Marvel que han visto en años”.

¿Cuál parece ser la clave detrás del enamoramiento mundial con este Peter Parker?

Aparentemente Tom Holland es el híbrido perfecto entre el introvertido nerd que hacía Tobey Maguire y el oportuno e inteligente personaje de Andrew Garfield en The Amazing Spider-man.

A pesar de no tener los típicos rasgos del génesis de Spiderman (porque en esta película no hay arañas radioactivas ni un uncle Ben que muera trágicamente) los 6 escritores han desarrollado en esta entrega un je ne sais quoi que exalta el tumultoso paso de la niñez a la adultez de Parker, en este caso con la satírica compañía de Robert Downey Jr. como mentor en la forma de Tony Stark.

Lo que enamora a los espectadores y que ha hecho que la película recaude $200 millones alrededor del mundo en su fin de semana de estreno, es el personaje principal que con 15 años lucha entre su identidad secreta que batalla contra "The Vulture" (nada más y nada menos que interpretado por Michael Keaton) y su fracasada vida social estudiantil que vela por la atención de Michelle (Zendeya) mientras intenta dejar de ser Spider-boy para ser Spiderman.

“Con gran poder viene gran responsabilidad” es el mantra de este superhéroe de Marvel y el equipo que trajo esta historia a la pantalla se lo tomó en serio.