Dos décadas de abusos, cero consecuencias

R. Kelly es conocido como el rapero, productor, y compositor que hizo I believe I can Fly y millones de temas más que se quedaron en los 90. El tipo es un hito para el hip hop y el R&B norteamericano. También es conocido por haber sido acusado de tener un matrimonio ilegal con Aaliyah cuando ella tenía 15 y él 25, y haber salido en un video sexual orinándole encima a una menor de edad, y ahora por supuestamente liderar un culto de presuntas esclavas sexuales.

Ver relacionados

3 Cosas que los hombres deben entender de los ataques sexuales

Si no vas a ayudar, no seas un mam***evo

¿Tienes que hablar de abuso pasado con tus citas?

Wait what?!

Desde hace unos meses se han escuchado rumores de que R. Kelly tiene un harén de mujeres extremadamente jóvenes a quienes aísla totalmente de sus familias, obliga a vestirse de cierta manera, y mantiene en condición de esclavas sexuales.

El año pasado Buzzfeed habló con los padres de una de las presuntas víctimas y personas del círculo íntimo de R. Kelly. En ese momento salió a la luz pública que el tipo tenía al menos seis mujeres viviendo en distintas propiedades, que les decía exactamente qué hacer, cómo vestirse, y controlaba todo lo que hacían con sus vidas. Según ex miembros del culto, Kelly tiene completo control sobre el acceso de estas mujeres a sus teléfonos y redes sociales, además las obliga a vestirse de ciertas maneras para ocultar sus cuerpos, y filma todos sus encuentros sexuales para luego mostrárselos a sus amigos.

Los relatos de los padres de estas niñas son tan tristes como frustrantes. En el momento en el que pudieron haber prevenido la situación, pensaron que Kelly era inocente de las acusaciones de su pasado. Confiaban en él ciegamente.

Un mes después del primer artículo encontraron a una de las primeras víctimas de Kelly quien les contó detalles más desagradables. Por ejemplo, le gusta que le digan “daddy” y él les dice “baby”, también, las manda a peinarse con dos colitas y a buscar uniformes escolares.

Este año la BBC publicó un documental con más alegatos de otras víctimas de R. Kelly, incluso una lo acusa de haber estado entrenando a una niña de 14 años para eventualmente ser su esclava sexual.

En medio de todo esto, varios padres han acudido a las autoridades y la policía ha estado involucrada.

¿Y qué pasó con él?

Si quieres, puedes ir a verlo en Chicago o en Carolina del Norte el mes que viene, porque está súper tranquilo en una mini gira.

La policía no puede hacer nada porque sus víctimas son mayores de edad. Además como la cultura de violación "está viva, feliz y fabulosa", pues R. Kelly es libre para seguir persiguiendo y abusando de mujeres jóvenes. Menos mal que todo esto de #MeToo era solo una “cacería de brujas”, ¿no?