¿Qué piensan los hombres sobre el discurso de Michelle Obama?

Author:
Publish date:
Daily Mail

Daily Mail

Al igual que muchas otras personas, no estamos ajenas a la Elección Presidencial de Los Estados Unidos (porque es literalmente imposible estarlo). Y aunque la situación nunca fue de paz y amor, después del primer debate las acciones de los dos candidatos tuvieron lo que llamamos un efecto de "bola de nieve". Primero, salió a luz un video de Donald Trump hablando de manera insultante y denigrante sobre las mujeres con Billy Bush, haciendo referencia al acoso sexual y creando el famoso quote: "Grab her by the pussy"

Aunque nos repugne hablar del video, este fue el detonante para que muchas mujeres salieran a contar sus historias en las que Donald Trump las había acosado sexualmente, así como otras mujeres que también compartieron su historia para reflejar lo que significaría tener a un personaje así como presidente de su nación. 

Como es natural, los ratings de Trump bajaron dramáticamente, al sensibilizarse el público con estas historias que habían sido difundidas. Estos relatos volvieron a salir durante el tercer debate presidencial, en el que Trump alegó que la campaña de Hillary Clinton era responsable de crear estas historias para perjudicarlo a él. 

Después de la difusión del video y las numerosas historias de abuso sexual, Michelle Obama quiso tomar la oportunidad de incluirlas en su increíble discurso en New Hampshire. 

Antes de comenzar, Michelle aclaró que debido a la información rodeando la internet y las conversaciones de los votantes, ella consideraba  irresponsable de su parte ignorar lo sucedido y las repercusiones que tuvo. Por eso, la ponente dedicó a la conducta sexual de Trump gran parte de su discurso con el fin de aclarar su posición al respecto y lo que él como presidente significaría para los Estados Unidos. 

Luego de este discurso, que literalmente broke the internet, aun más casos de abuso sexual salieron y las estadísticas de Trump fueron afectadas aun más. 

En repetidas ocasiones hemos visto la respuesta de las mujeres sobre el discurso, mostrando su apoyo por el modelo a seguir de Beyoncé y alabando sus palabras. Mientras lo que dicen las mujeres es definitivamente importante al ser ellas las más afectadas, nosotras nos preguntamos qué significaron estas palabras para los hombres. 

Entonces, nos acercamos a varios, haciendo las mismas 5 preguntas, y esto fue lo que recibimos:

1. ¿Las palabras de Trump del video se pueden catalogar como "locker room talk"?

Mateo (22, heterosexual, CEO): Sí, los hombres son una porquería. A lo mejor no con esos términos y no en frente de una mujer pero sí. 

Ignacio (12, heterosexual, estudiante): No. No es como todos los hombres hablan. Son los hombres ignorantes que tratan a las mujeres como juguetes. 

 Jian (27, homosexual, Comunicador Social): Sí. Totalmente, en mayor o menor grado pero sí. 

Miguel (19, heterosexual, estudiante): Totalmente. No sé si es una jerga o algo pero se puede considerar normal. No lo justifico pero sí hablo así.

Héctor (50, heterosexual casado, publicista): No, los caballeros no hablan mal de las mujeres, porque somos hijos de una madre. 

José (28, homosexual, Especialista en Comunicación Social): Sí y no. Entre mis amigos podemos hablar así pero hay un toque de sarcasmo, no es tan white trash. Hay un límite, y no son todos los hombres. Depende de tus valores. 

2. Obviando su posición política e influencia, ¿si escuchas a un hombre hablando así, qué pensarías?

Mateo: No me sorprendería, pero si es un amigo lo insulto. 

Ignacio: Que es un imbécil.

Jian: Si alguien estuviese hablando así de alguien conocido me insultaría más. Al tener el alcance que tiene debe cuidarse de lo que dice pero a la vez mostró humanidad porque es algo que pasa. 

Miguel: Si es un amigo, capaz discuto con él. Pero si es un desconocido, puedo decir que es un patán.

Héctor: Que es un machista de mierda. 

José: "Bastardo". Esa persona debe haber tenido una mamá, y no hablaría así de ella.

3. ¿Cómo te sientes al respeto de que sea considerado normal que los hombres hablen así?

Mateo: No está bien, pero es normal. Y está la diferencia entre decir algo y actuar sobre ello. 

Ignacio: Si yo fuese mujer me sentiría ofendido y molesto por como me tratan.

Jian: No lo defiendo, pero sí puedo decir que pasa. 

Miguel: No deberíamos hablar así pero está muy adentrado en la actitud del hombre, es cotidiano. 

Héctor: Terrible, está mal. 

José: Está mal. Estás desprestigiando a una persona, independientemente de si es hombre o mujer. 

4. Michelle en su discurso dijo que catalogar esto como "locker room talk" sería un insulto a los hombres decentes, ¿qué piensas sobre esto?

Mateo: De acuerdo. 

Ignacio: Está en todo lo correcto. 

Jian: No tanto insulto. Yo -que me considero decente-, he hablado así. Un comentario no te define, pero él tiene más responsabilidad al ser candidato presidencial. 

Miguel: Es relativo. Él no sabía que ese video podía salir al aire. No me pueden decir que lo que dije en confianza me hace una mala persona.

Héctor: De acuerdo, es cuestión de decencia. 

José: Al decir eso, nos incluye a todos ahí. Habla por ti, no por todos los hombres. De todas las excusas que pudo haber dado, es la más estúpida, porque no justifica lo que dijo. 

5. Es evidente que el presidente se debería considerar como un modelo a seguir, ¿qué pensarías sobre Donald Trump como ejemplo siendo presidente de los Estados Unidos?

Mateo: Él, al estar bajo el escrutinio público, debe cuidarse de lo que dice. Al elegirlo como presidente se estarían justificando sus palabras. Pienso que lo que dijo se debe castigar con el voto. 

Ignacio: Es una persona que no sabe lo que dice. No busca lo mejor. 

Jian: Si tuviese la opción jamás votaría por él. No es un buen modelo. No lo acuso por ser hombre natural y humano, pero no lo tomaría como modelo siendo así de déspota. 

Miguel: Es buen empresario, tiene discurso, y no todos tienen eso. Pero sí le critico ser tan patán, hay que respetar, hay ciertos límites. Seguiría sus pasos en el ámbito empresarial, pero como persona no me parece un modelo. 

Héctor: Un presidente es como el padre de una nación. Nunca debe hacer nada que los demás no quiere que hagan. No reconoce ni sexos, ni religiones, debería de acogerlos a todos por igual y ser un modelo. Donald Trump representa el anti-valor de una nación. 

José: Lo único admirable de él es su dominio sobre el área empresarial, de resto es un bazofia humana. Él no debería representar a una cultura y sus valores sobretodo con una candidata al lado que es digna de admirar. 

...

Después de escuchar las opiniones de estos hombres, podemos ver una diferencia entre el feedback dependiendo de las edades. 

La mayoría estuvieron de acuerdo de que la conversación de Trump con Billy Bush en ese tráiler sí podía ser considerado como "locker room talk", pero que sin embargo, su posición como figura pública debería ser tomada en cuenta al haber dicho lo que dijo. 

De estas respuestas nos llevamos varias cosas: 

Primero: no todos los hombres piensan ni actúan como Trump. Sin embargo, estaban llenos de contradicciones como: "Sí, hablamos así, es horrible, pero es natural." Segundo, según estas respuestas lo que hizo Trump es "normal". Sin embargo, Michelle Obama dijo que definitivamente no lo era. ¿Cuál es la respuesta correcta entonces? 

Que quede clara nuestra posición, porque no debería ser normal. Denigrar a alguien tan rápidamente con el vocabulario sin considerar el respeto y la integridad de la persona está mal, sin importar si estás frente a tus amigos. Debemos tener “un mínimo de decencia humana” como dijo la Primera Dama. 

Y tercero, que esta clase de lenguaje sea considerada normal y cotidiana cuando para muchas fue insultante y hasta repulsivo deja mucho que desear sobre la cultura contemporánea. Estas respuestas demuestran que este lenguaje no sólo es culpa de los hombres por hablar así, porque todos hemos pensado asquerosidades de vez en cuando, pero que lo hayamos tolerado y hasta aceptado como natural sí nos incluye en el paquete. En algún momento, nuestro rol como defensoras de nuestra propia integridad no fue tomado en serio o dado la suficiente importancia, y ahora se acumuló hasta normalizar el acto. 

Aunque sabemos que Donald Trump es sólo una minúscula muestra de lo que hay que cambiar sobre esta cultura, queda claro que nuestro trabajo ahora es arremangarse la camisa y ponerse a trabajar, como expresó Michelle Obama. Algún día después de mucho esfuerzo y constancia, obtener un país y un mundo más decente, donde lenguaje así sobre cualquier individuo no sea tolerado.