La ignorancia en momentos de crisis es la debilidad más grave

A pesar de que en Venezuela solemos decir que no hay leyes (frustración para cada estudiante de derecho educándose en el país), sí es importante estar conscientes de lo que debería suceder, la manera en la que las leyes funcionan y nos protegen de  situaciones como la que vivió Venezuela el 10 de enero.

Pedí ayuda de un abogado estudioso del derecho constitucional, Leonardo Verónico, para poder dar respuesta a la pregunta: 

¿Qué implica la toma de posesión y la usurpación del poder?

Leonardo responde no solo la definición legal de ambos términos según la Constitución, sino también qué significa para el futuro de Venezuela y el camino que deberá transitar la oposición con este giro de acontecimientos.

Aquí su explicación:

¿Qué es la toma de posesión y qué pasos deberían haber previos a ella?

La toma de posesión es el acto mediante el cual un presidente electo inicia su labor como presidente Ejecutivo/Jefe de Gobierno y Jefe de Estado en Venezuela; en ese momento da inicio el período presidencial, con todas las obligaciones que eso conlleva. Por ende, se entiende que el período presidencial anterior culminó. Es acto está perfectamente enmarcado en el 231 constitucional, es de tal importancia el acto que la Constitución lo contempla.

Artículo 231. El candidato elegido o candidata elegida tomará posesión del cargo de Presidente o Presidenta de la República el diez de enero del primer año de su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente o Presidenta de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia.

Tradicionalmente nuestras elecciones son en diciembre, y así fue recogido por nuestro ordenamiento jurídico. La toma de posesión es un acto esencial. Se reviste de una importancia material y formal a los efectos de los períodos presidenciales y sus obligaciones, lapsos, etc.

En un contexto normal, el presidente electo debería tomar posesión del cargo el 10 de enero de su primer año de período, en un acto formal donde se juramenta ante la AN, luego de que la AN se hubiese instalado el 5 de enero. El 231 dice: Si por motivo sobrevenido no pudiese juramentarse ante la Asamblea Nacional (AN), va ante el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Hay 2 cosas claves que pasaron en enero de este año:

  1. Maduro no fue electo. Porque esa elección mal convocada por la írrita ANC no es válida. No hubo elección y entonces no hay presidente electo. Ahí fue muy atinado de la oposición no prestarse para esa farsa. Lo que tenemos es un tipo, que ya dudosa y cuestionadamente había llegado al cargo en 2013, que cuando culminó su período decidió quedarse en la silla, por la fuerza.
  2. Maduro "Usurpador", decidió políticamente no ir ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) que él mismo había creado, sino parcialmente-y como fachada- decidió cumplir con el 231 y juramentarse ante el TSJ. Tal vez era muy descarado juramentarse ante su propia ANC, que además ha sido desconocida por el mundo; es un fraude a la constitución y a los ciudadanos, lleva más de un año y no ha debatido sobre una nueva constitución sino principalmente ha ejercido funciones que le corresponden al Poder Legislativo, lo que hemos visto es que la ANC ha sido utilizada para aplastar y soslayar a la AN legítima y de mayoría opositora. En fin, extrañamente en este caso, la juramentación se llevó al TSJ y no a la AN. Recordamos que ese TSJ también está en tela de juicio y es manejado por Maduro, su composición es ilegítima, con Magistrados “express” electos fuera de cualquier proceso constitucional adecuado. Como dicen, "Un TSJ rojo al servicio de la revolución"  porque no hace más que cumplir los designios del ejecutivo.

En resumidas cuentas, en una situación de normalidad: previo a la toma de posesión del Presidente se debió instalar la AN y haber una elección presidencial reconocida y legítima.

En este país la AN fue ilegítimamente declarada en desacato. El chavismo desconoció su autoridad, y la voluntad popular allí expresada. Tenemos dos bandos enfrentados que se desconocen entre sí, uno claramente mayoritario y legitimado, otro actuando de facto y fuera de la ley.

¿Qué significa la usurpación de poder? ¿Qué se debería hacer constitucionalmente en el caso de que suceda?

Usurpar significa tomar algo que no es tuyo, que no te corresponde. Es el caso de Maduro, está y se hace ver como presidente de Venezuela cuando la elección que lo colocó allí no es válida, y decidió quedarse en la silla presidencial por la fuerza. En esencia no tiene lo que se requiere para ser presidente, que es ser electo. Desde 2013 –y ahora más aún- carece de lo que se llama “legitimidad de origen”.

El tema que se ha discutido de “usurpar” o “vacío de poder”, al final es lo mismo, o tiene la misma consecuencia. Me parece un debate semántico sin sentido.

La consecuencia constitucional de ambos pareciera estar en el famoso 233: falta absoluta. Constitucionalmente hay que ver si la falta absoluta es del Presidente Electo, del presidente en ejercicio o del presidente en ejercicio en sus últimos 2 años. 

Artículo 233. Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: la muerte, su renuncia, la destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, la incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, el abandono del cargo, declarado éste por la Asamblea Nacional, así como la revocatoria popular de su mandato.

En este caso nos encontramos en un embrollo. Porque Maduro no es ni Presidente electo ni en funciones y claramente tampoco se cumplen ninguno de los supuestos de falta absoluta, entonces hay que tener cuidado con cómo leamos el 233.

Nos encontramos ante una situación sin precedentes, que no está claramente contemplada en la Constitución: Un tipo decidió no salir del cargo cuando le tocaba, se quedó por la fuerza y violando la Ley.

Ahora, sií creo que la interpretación de esa lectura tiene que ir hacia entender que si no hay presidente en funciones, ni electo debe ser la AN la que asuma esas funciones porque es la única legitimada popularmente, y lo tiene que hacer temporalmente mientras llama a elecciones.

Ahora también hay algo que quiero resaltar. Es el artículo 138 de la Constitución que es un principio del Estado de Derecho "toda autoridad usurpada es nula" significa que los actos del usurpador carecen de validez y debe ser desconocido.

Artículo 138. Toda autoridad usurpada es ineficaz y sus actos son nulos.

OEA aprueba resolución que desconoce la presidencia de Nicolás Maduro.

OEA aprueba resolución que desconoce la presidencia de Nicolás Maduro.

Aquí también cobra importancia el artículo 333 que tanto se ha hablado por ahí, que establece que es la labor de todos los venezolanos de la AN, de la FAN, de los ciudadanos, de todos, hacer que se restituya el orden constitucional.

Artículo 333. Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.

¿Cuáles son tus predicciones para Venezuela?

La oposición tiene en este momento varias piezas a su favor: la legitimidad, el apoyo popular la letra de la Constitución, la comunidad internacional atenta, etc. Pero falta el factor fuerza.

La transición invita y da todos los incentivos a la fuerza para que se ponga del lado correcto. Ofrecen amnistía a quienes apoyen la transición (aún considerando los graves delitos en los que pueden estar involucrados durante estos años pasados), les ofrece formar parte de la transición, para que quede claro que son necesarios en la transición y la salida de este error histórico en el que estamos. Eso es clave. La presión cada día es mayor, de afuera especialmente, que también es clave.

Cuando se pierde el apoyo popular -mediante legítimas o ilegítimas elecciones- queda para el dictador solamente el inestable poder de la fuerza, es lo único que lo sostiene. En muchas ocasiones la fuerza se ha volteado y ha apoyado a la voluntad popular.

Ahí mi predicción y la clave: la fuerza. Tenemos el Derecho, la legitimidad, la comunidad internacional a nuestro favor, falta nada más la Fuerza y seguir presionando.

La AN ahoga más la capacidad de actuar del usurpador, todo el tema con la restricción en el uso de los activos y el dinero del país hace que el usurpador no tenga los medios (monetarios) para hacer muchas cosas, como controlar a la FAN. Dado que Maduro no es presidente, su “gobierno” no debe movilizar los activos de la República, la exigencia de la AN de que financieramente se congelen los activos de la República será efectiva también con la ayuda de la Comunidad Internacional. El usurpador sin dinero no puede mantenerse, requiere más que nunca de la fuerza, cuidado y no puede siquiera mantenerla a su favor.

Guaidó en el cierre del Cabildo Abierto.

Guaidó en el cierre del Cabildo Abierto.

Además, allí han ido todos los mensajes de la oposición y del mundo: a que la FAN se voltee y se ponga del lado del clamor de los ciudadanos, del lado de la libertad.

El derecho está para sustituir el uso de la fuerza y controlar el poder de la fuerza. Ahora bien, no podemos sesgarnos con debates y soluciones jurídicas constitucionales porque la salida no es solo con eso, es con la coacción, con la fuerza; eso sí, cuyo uso se legitima en el derecho. La AN es el único poder legítimo en Venezuela, está llamado a dar cumplimento a las funciones del Ejecutivo.

Ahora, creo que la situación actual no es un asunto de autonombrarse presidente en un acto y ya, como Carmona en 2002. No basta solo con tener la razón legal o constitucional, hay que materializarla. 

En medio de este problema, entendimos que necesitábamos no sólo nombrarlo presidente,sino hacerlo presidente.

banner