De verdad que el internet a veces...

La magia de las redes sociales se revela realmente cuando es utilizada de la mejor manera y con gran impacto para quejarse.

De básicamente lo que sea. Desde fraudes electorales hasta el hecho de que un medallista olímpico no fue comido por un tiburón.

Exactamente.

En un mundo con las crisis políticas y sociales estratosféricas como el nuestro, las personas prefieren viralizar el hecho de que cuando Discovery Channel promocionó que Michael Phelps iba a competir con un tiburón, lo hicieron con un CGI y no con uno verdadero.

El evento iba a ser el pico de atracción de Shark Week en el canal; las promociones aseguraban que el nadador más rápido del mundo iba a correr 100 metros de distancia compitiendo contra un tiburón blanco. Todo presentado estratégicamente de forma que aunque anunciaban la carrera, nunca especificaban que lo iban a hacer con el depredador acuático más peligroso.

Naturalmente, las personas se decepcionaron tanto que se sintieron robados y casi arman un boicot cibernético contra el canal.

El disgusto fue tan grave que Discovery Channel se vió en la obligación de emitir un comunicado para aclarar que no les pareció pertinente poner a Michael Phelps con un tiburón de verdad, y que además nunca lo prometieron.

“Toda la promoción, entrevistas y el programa mismo dejó claro que el desafío no iba a ser lado a lado con un tiburón”.

Luego justificaron su programa y lo defendieron diciendo que la carrera fue más interesante de lo que pensó el público.

“En Phelps Vs. Shark, reunimos científicos de alto calibre para poder tomar el desafío de poner al mejor nadador del mundo a competir con un gran tiburón blanco”.

Y realmente el CGI era un sustituto digno que le ganó a Phelps por 2 segundos, pero el público quería sangre y algo parecido a Jaws.