Periodistas deportivas denuncian ser acosadas en Rusia - The Amaranta
Porque al parecer es normal robarle un beso a alguien mientras trabaja

Tal y como era de esperarse, el Mundial de Fútbol Rusia 2018 tiene al mundo entero paralizado. Los horarios de los juegos son sagrados, ya todos tienen plan para ver la final el domingo que viene y se estipula que más de cinco millones de personas es la cifra total de invitados que recibirá Rusia este verano con relación a la copa.

Entre esa súper cifra está la fanaticada, todos los jugadores con su tropa de asistencia y los canales de televisión con sus respectivos periodistas. En esta última rama, se ha viralizado en transmisiones en vivo a las afueras de los estadios a reporteras que mientras están trabajando, viene un imbécil a robarles un beso.

Ver relacionados:

‘Cómo tener una oportunidad con una mujer rusa’ según la AFA

Por primera vez las mujeres en Irán pueden ver fútbol

Leyes en contra de las mujeres en Rusia y en el mundo

¿Así al aire?

Exactamente.

Todo empezó con una periodista española María Gómez de Telecinco, quien durante una transmisión previa al partido Rusia - España, fue entrompada por un imbécil con un beso.

De allí en adelante empezaron a viralizarse más y más videos de periodistas siendo acosadas por tipos mientras ellas hacen su trabajo:

La colombiana Julieth González Therán, reportando para Deutsche Welle.

La brasileña Julia Guimaraes, reportando para el canal Globo Esporte, explicando en ese tuit que es la segunda vez que le ocurre un caso como este estando en Rusia.

¿Y cómo reacciona la gente?

Pues como en los videos, con completa normalidad. Siendo una mujer la que está frente a una cámara reportando un evento deportivo masculino, me imagino que les parecerá gracioso a los transeúntes demostrar a una audiencia lo desvaloradas que estamos las mujeres a nivel mundial en relación con los deportes, por lo que qué mejor acción que un beso mientras ella está haciendo su trabajo.

¿Y en el resto del mundo?

Pues luego de que las mujeres lo publicaran en sus redes, medio mundo vio los videos y por supuesto la reacción fue de apoyo hacia las afectadas.

¿Bueno pero entonces se está haciendo eco del problema no?

Por supuesto, pero además de estos tres videos, hay miles más que no se han viralizado o que las respectivas cadenas de televisión no han difundido. Incluso, algunos programas han decidido retirar a sus periodistas mujeres para evitar estos casos en las próximas transmisiones. Por lo tanto, a pesar de que el mundo lo sabe, en un país como Rusia tiene que ser normal que un hombre le plante un beso a una mujer en la calle y todavía mejor si es por televisión. 

Estos videos solo pueden demostrar dos cosa: que todavía nos queda demasiado camino por recorrer, sobre todo para educar la mentalidad de un gran grupo que ve todavía a mujeres haciendo su trabajo, como hamburguesas andantes y con deseo sexual. Y que lo importante para nosotras, es seguir demostrando que estamos capacitadas y tenemos el conocimiento para formar parte del deporte, al igual que los hombres.