"Suda por entrenar, no por reservar"

Entre buena música, bebidas y pasapalos saludables (porque los shots de zanahoria y vodka de SnapShots cuentan como saludables) Pase.Fit nos invitó a disfrutar de un sábado diferente en la tienda Del Rayo en el municipio de Chacao en Caracas.

Un emprendimiento que nació en una tarde de café con las hermanas Isabella Acosta Rubio y Andrea Acosta Rubio, diez meses después, llegó a nosotras con la promesa de disminuir el estrés diario y encaminarnos a un 2017 con la meta de “ser más saludables” tachada.

Ya sabemos lo impredecible que puede ser Caracas y lo complicado que se nos hace sacar tiempo para trabajar netamente en nuestro bienestar, sin contar lo poco ingenioso que es inscribirse en un gimnasio que queda a treinta minutos de tu casa con la esperanza de visitarlo por lo menos dos veces a la semana. Pase.Fit se pone en nuestros zapatos y se adapta a nuestras necesidades; no solo reúne disciplinas como Pilates, Yoga, Telas, Spinning, TRX y Pole Dance, sino que te da la oportunidad de que diseñes tu propia rutina: si el lunes te provoca ir a clase de baile y el miércoles quieres pasar un rato por el fisioterapeuta, es tu elección.

Para tener acceso a las clases, debes registrarte en su página web o aplicación móvil (disponible en Android y iOS) y elegir tu membresía: pase ilimitado o pase estándar. Tendrás acceso a todas las clases, sus instructores, las zonas que prefieres y puedes reservar en línea hasta 30 minutos antes de que comience la clase. Es como si hubiesen leído nuestra mente y creado la aplicación perfecta según nuestras necesidades.

“Yo creo que el primer obstáculo fue el decidir hacerlo. Porque después de ahí hemos encontrado demasiadas personas que han querido ayudar, demasiadas personas trabajadoras. Creo que el tema ha sido el Internet, más que todo por ser una compañía de tecnología, sin embargo, quizás convencer a las personas de algo nuevo ha sido el mayor obstáculo” - Isabella Acosta Rubio.

Por otro lado, podemos atribuirle la eficiencia de la aplicación a que Isabella y Andrea realmente estaban buscando llenar un vacío. Después de pasar un tiempo viviendo afuera, regresaron a Venezuela con el propósito de crear algo nuevo y elevar la cultura deportista en el país. Y acá es donde retomamos nuestra premisa de que las mujeres necesitan formar parte del mundo tecnológico, porque solo cuando Isabella y Andrea se plantearon resolver sus propias necesidades, lograron crear una aplicación que resuelve la problemática de una comunidad entera.

“Aunque no nos vemos mucho, en Venezuela hay más emprendedores y muchísima más gente que está trabajando por el país desde lo que cada uno cree” - Andrea Acosta Rubio.

Aunque no siempre fue fácil, sobre todo cuando estaban tratando de llevar a cabo algo tan innovador sin ninguna referencia en el país, desde el día uno han hecho todo lo posible para convencer a los aliados y posibles consumidores de los beneficios que la plataforma brinda. El emprendimiento pasó de boca en boca hasta convertirse en lo que es hoy en día: una aplicación que en tan solo semanas ya sobrepasó las expectativas de sus creadoras.

“Queremos seguir teniendo faces nuevas en la aplicación, que la gente no se aburra y bueno, como todas las empresas queremos expandirnos a Latinoamérica. Pero ahorita nuestro bebé es Caracas, queremos que la gente disfrute de la aplicación y que sea parte de ella y de este movimiento. Ya después expandirnos” - Andrea Acosta Rubio.

Y así fue como entre los pasapalos, brownies y bebidas, las hermanas Isabella y Andrea Acosta Rubio nos demostraron que toda idea es factible y que emprender en Venezuela no es un mito.

“Sí vale la pena emprender en Venezuela. El venezolano en sí es trabajador y si nosotros, esta generación, no trabaja por este país, ¿quién lo va a hacer? No podemos quedarnos sentados esperando a que otra persona lo haga” - Andrea Acosta Rubio.

Además de que pudimos conocer más sobre talento venezolano con la ambientación musical de Liana Malva y Anita Soto, girl power en su máxima expresión.