Origins of the Heir - The Amaranta
Pero no es lo que piensas.

Nos dieron 7 libros, 8 películas, una precuela y un parque de diversiones, pero los Potterheads quieren más.

La semana pasada sin aviso alguno, salió un tráiler de lo que será una precuela más, distinta a Fantastic Beasts and Where to Find Them, que narra el proceso fantástico de cómo Tom Marvolo Riddle se convirtió en nada más que Lord Voldemort.

Entre pequeños gritos internos de emoción pasamos por alto el hecho de que muchas de las imágenes del castillo de Hogwarts y de los elfos fueran demasiado falsas y empezamos a filosofar sobre cuál sería el trama y la verdadera historia del némesis de Harry Potter.

Según lo que podemos deducir del tráiler, la película que lleva por título Origins Of The Heir va contada desde la perspectiva de Grisha McLaggen, la única heredera que queda de Godric Gryffindor, quien tras el asesinato de Hepzibah Smith (La última descendiente de Helga Hufflepuff) promete buscar el culpable y ponerle un parado.

Hepzibah aparece en los libros de J.K. Rowling como la dueña del relicario y de la copa que luego serían convertidos en los horocruxes de Voldemort. Y bueno obvio, el asesino es Tom Riddle quien Grisha caza durante toda la película mientras él cruza el camino de convertirse en el mago más peligroso de todos los tiempos.

Lamentablemente, la emoción por la película se diluye un poco al descubrir que no es una creación original de J.K. Rowling, ni siquiera de los productores de las películas.

Resulta que la filmación se logró hacer por medio de un crowdfunding que financiaba la idea de dos fans para crear este añadido al mundo mágico. Gianmaria Pezzato y Stefano Prestia fueron llevados a corte por una demanda que hizo Warner Bros. , quienes tienen los derechos de las películas de Harry Potter.

Warner ganó la demanda y el trato fue que la película se podía terminar de filmar, sin más ayuda del crowdfunding, y que tras la premier de la película, sus productores no obtuviesen ninguna ganancia.

Entonces esa felicidad momentánea de querer regresar al mundo de la magia se esfuma al saber que la historia no parte del intelecto de Rowling. Sin embargo, la curiosidad va a matar al gato de Filch, y supongo que vamos a tener que verla, solo para saber qué tal.