Opinión estadounidenses Hillary Clinton y Donald Trump - The Amaranta
Hillary Clinton y Donald Trump dan el último paso

Fotografía: CNN

No cabe duda que las elecciones presidenciales del año 2016 pasarán a la historia por ser diferentes a las demás. Hillary Clinton y Donald Trump son los peores candidatos en lo que a popularidad respecta en Estados Unidos.

Por varios meses hemos visto cómo cada uno ha sido víctima de polémicas y burlas. Estos dos han atraído hasta la atención del público internacional con sus discursos y acciones. Las redes sociales desde que el presidente Barack Obama fue elegido, se han convertido en una especie de guía política. Obama llegó al poder a través del Internet, hasta ahora su campaña en esos tiempos no ha podido ser superada.

Tuits borrados, persecuciones por Instagram, sketches en populares shows de televisión y una mayor participación de los famosos, es lo que define esta elección.

Tras ser la primera potencia mundial, hay presión por elegir a un buen presidente. Aunque, para los votantes ninguno de los dos es lo suficientemente bueno para asumir el cargo.

Para Hillary Clinton ha sido una contienda de explicar acciones del pasado. Todos sabemos la filtración de los correos electrónicos privados, dejándola muy expuesta al público. Ha tenido que batallar ya que la seguridad lo es todo para los americanos. De hecho, al poco tiempo de anunciar su candidatura un escritor llamado Ronald Kessler, se tomó el tiempo para recopilar en un libro opiniones de agentes de seguridad activos y jubilados que trabajaron con la familia Clinton. Califican a la candidata textualmente como “un monstruo ártico épicamente abusivo”. Aclaran que es una mujer frente a las cámaras y otra fuera de ellas.

Educators for Hillary

Educators for Hillary

Sus detractores y competencia la han querido vender en la opinión pública como una persona fría e hipócrita. El español que la asesora está consciente de ello.

"Hillary va a ser la persona más calificada en la historia de Estados Unidos que ocupe la presidencia. La gran diferencia con Obama es que ella no es tan fácil de vender como candidata". - Juan Verde

Es cierto, tratando de suavizar su imagen ha tenido que destacarse en la comedia. Enseñar su lado más carismático. Además de ganarse al electorado millenial. Ha podido conquistar otros sectores pero no ha tenido el mismo acercamiento con los jóvenes. Tanto así que tuvo que formar una alianza con Bernie Sanders para asegurar esos votos.

Otro factor que se le ha señalado es el tener una carrera política de años, y el haber cambiado de posición en distintos temas. Esto le preocupa al votante por pensar que solo está de acuerdo cuando le conviene o dependiendo del sector de la población que visite.

Por ejemplo, en el 2014 se oponía al matrimonio gay y ahora lo aplaude. Sin embargo, asegura que sus palabras fueron sacadas de contexto en una entrevista radial. "Esta fue una idea increíblemente nueva e importante de la que la gente en la vanguardia del movimiento gay comenzó a hablar, lentamente pero con seguridad y convencieron a otros sobre la justicia de esa posición", dijo. "Cuando estuve lista para decir lo que dije, lo dije", agregó.

Asimismo con su postura sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte desde 1996, pero en carrera hacia la presidencia de Estados Unidos dice ser más crítica sobre el acuerdo.

Lo que ha dejado a muchas personas confundidas sobre sus verdaderas creencias y posiciones.

Por último, días antes de las elecciones el FBI reabre el caso de Clinton por encontrar más correos filtrados que podrían causarle problemas legales. Para el estadounidense, que una autoridad del gobierno investigue a un candidato a la presidencia lo deja muy mal parado.

Huffington Post

Huffington Post

Confían plenamente en sus instituciones, es difícil combatir contra ellos. Lo cual nos parece interesante en The Amaranta ya que hace dos días el FBI la exculpa de todo cargo. ¿Una campaña contra Hillary por parte de los entes del gobierno? Puede que la respuesta sea sí o no, depende de cada persona y su juicio.

Por el otro lado, está Donald Trump. El candidato que menos se apostaba porque llegara a estas instancias de la competencia. Si lo analizamos a fondo, su manera de hacer política lo ha ayudado a llegar a donde hoy se encuentra. No es el típico político, ni muchos el republicano promedio.

El Nuevo Herald 

El Nuevo Herald 

Al no quedarse callado y decir lo que muchos americanos sienten sin censura, ha conquistado un terreno que no se tocaba desde hace tiempo. A las personas le gusta lo nuevo y lo desafiante, un tipo distinto de político en la Casa Blanca es lo que les atrae.

Hay que detenernos aquí, para Trump ha sido fallo tras fallo.

Tenemos los comentarios hacia los mexicanos en general, lo cual lo dejó fuera de las opciones de los latinos. Antes de hablar hay que pensar bien lo que se va a decir y al parecer él no sigue estrategias.

Diferencias con dos periodistas. Megyn Kelly y Jorge Ramos. La primera, causaría solo uno de los problemas con mujeres más adelante. Ramos, siendo activista y periodista logró hacerlo quedar mal con los medios. Si un candidato ya se está llevando mal con la prensa, es un indicio de malas relaciones con el principal medio de información del país.

Igualmente, son los medios de comunicación los que han sido su principal enemigo. Analizando en diversas ocasiones cada palabra que dice han llegado a la conclusión de que ha mentido y no solo eso, exagera en sus discursos. ¿Qué trae esto? Desconfianza y la pérdida de credibilidad.

Los 3 debates vendrían después; rescatando su figura en el último preparándose para dar pelea a la demócrata en su especialidad.

La gota que derrumbaría el vaso fue el video ya visto y comentando por todos nosotros hablando de mujeres con un periodista de una famosa cadena de televisión estadounidense. Sus comentarios lo hundieron, sin siquiera poder defenderse. Las señalizaciones en las redes sociales y el discurso que han llevado figuras públicas luego de ese acontecimiento ha permitido que tenga una imagen como una persona machista.

Jonathan Ernst/ Reuters 

Jonathan Ernst/ Reuters 

Al pueblo no le gustó que nunca ofreciera una disculpa directa. Hay que ser sinceros, sus acciones han incrementado sus minutos en televisión, y muchos piensan que “there is no such thing as bad publicity”. En un país con libre expresión hay medios que tienen una posición fija y deciden escribir de acorde a lo que creen. CNN, The New York Times y The Washington Post se han caracterizado por apoyar a Clinton. Fox News, lo hace con Trump. El director para Redes Sociales del candidato republicano, Daniel Scavino, es más influyente que la cadena de televisión CNN. No sabemos si la mayor guerra ha sido entre los candidatos o las compañías de televisión por vender titulares.

Con el tiempo hay otros factores que se han ido sumando a la fuerza, característica inherente en un líder y que están relacionados con la influencia, capacidad para dirigir, manipular y persuadir a los demás .La formación de la opinión pública puede ser influida por los líderes a tal punto, que estudios realizados por Lazarsfeld señalan que es mayor que la causada por los medios de comunicación y por lo tanto muchas decisiones derivan de esa influencia.

Si bien sabemos, los medios de comunicación son los máximos influenciadores en la opinión pública. Ayudan a formar una opinión y hasta manipular a las masas. La sociología señala que la masa, que en su mayoría los votantes, se dejan llevar y hasta pueden cambiar de opinión a la hora de elegir a su candidato favorito. Así que los medios pueden ser un arma de doble filo, pueden estar del lado del candidato y no de los lectores.

Ya que tienen cierto poder para formar conductas, prometen ser la voz de los ciudadanos que no puede ser escuchada y los columnistas no paran de escribir sus posiciones personales. Tienen la capacidad de callar las opiniones que no interesan dándoles menos cobertura y convirtiéndolas en noticias irrelevantes.

Los principales formadores de la opinión pública, las redes sociales, han tenido éxito debido al tratamiento que realizan de la actualidad que incide en el pensamiento de la sociedad.

Y no solo son los grandes columnistas que tienen el puesto de líderes de opinión. Hillary Clinton ha logrado conseguir una gran lista de seguidores famosos en distintos gremios. Como la famosa pareja de músicos Beyoncé y Jay Z, Katy Perry, Meryl Streep, Lebron James, Barack Obama… quiénes la han ayudado con sus plataformas a darse a conocer o mejorar su imagen. Por otro lado, Trump tiene el apoyo de actores como Gary Busey, Jon Veight, Tila Tequila, Mike Tyson, Hulk Hogan… Sin embargo, no pudo usar ciertas canciones en su campaña.

De hecho, representantes republicanos respetados han declarado que votarán por la candidata demócrata. Como el Exgobernador de Michigan William Milliken, el Congresista Republicano Richard Hanna y la consejera del precandidato presidencial Jeb Bush Sally Bradshaw son algunos. Cada uno con un papel en el partido tienen razones para apoyarla e inciden en el voto de sus seguidores.

Wall Street Journal 

Wall Street Journal 

El autor Vincent Price señala, conectar los conceptos “público” y “opinión” representa, en sus orígenes, un intento liberal-filosófico de unir el “uno” y el “muchos”, para enlazar las ideas y preferencias individuales con el beneficio colectivo.

Uno de cada cuatro jóvenes estadounidenses prefiere que un meteorito gigante acabe con la Tierra antes que ver a Donald Trump o Hillary Clinton como presidentes del gobierno.

Como asegura una encuesta realizada por el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Massachussets, el nivel de descontento entre la juventud norteamericana con los candidatos a la Casa Blanca es cada vez mayor.

El director del Centro de Opinión Pública Joshua Dyck ha comunicado que, con la colaboración de la compañía Odissey, han elaborado una encuesta en la que han participado más de 1.200 jóvenes de entre 18 y 35 años, los considerados 'millenials'.

El candidato republicano es visto de manera positiva unicamente por un 25 por ciento de los encuestados mientras que un 72 por ciento tiene una visión negativa de él y el 3 por ciento restante prefiere no opinar sobre Trump.

ABC

ABC

Mientras tanto, Hillary Clinton está bien vista por un 56 por ciento de los millenials. No obstante, comparando los resultados con las encuestas realizadas a anteriores candidatos en anteriores campañas electorales, Clinton sale mal parada. No ha podido conectar con esta generación, son números preocupantes. Los estudiantes siempre han sido determinantes en la política y no poder contar con un apoyo absoluto, entre los jóvenes no ha sido la favorita. Tuvo que reinventarse para ganar terreno.

Tan solo consigue una confianza superior a la de su marido Bill Clinton, quien registró un 55 por ciento de confianza, un punto menos que su mujer. Bernie Sanders, con un 73 por ciento y Barack Obama, con un 71, los que más simpatía han cosechado durante los últimos años.

Las elecciones presidenciales que han causado tanta controversia no solo en Estados Unidos sino a nivel mundial. La gran cantidad de contenido que se ha creado es increíble. Televisión, redes sociales, videos que cualquier ciudadano del mundo está enterado y conoce perfectamente a los dos candidatos. Se deja una percepción negativa a nivel mundial y son la primera potencia. En las urnas los ciudadanos se verán en una lucha por elegir a su candidato; es ahí, donde la mente jugara su parte luego de recopilar toda la información desde hace meses en campaña y tomar una decisión. El candidato que haya logrado una imagen menos negativa en el público es el que saldrá ganador en los comicios. No queremos imaginar el sufrimiento de los equipos de comunicaciones de ambos candidatos.

Si los dos han aprendido a manejar la cantidad de escándalos y errores, no lo sabemos del todo. Podemos asegurar que por primera vez es Estados Unidos que sufre tanto con candidatos complicados, aún no podemos creer hayan sido tan sucias. Si Hillary y Trump no son aptos para el puesto, ¿cómo consiguieron los votos? Al ser una nación preparada y estudiada, causa impacto. Life these days is not easy. Mañana sabremos quién será el próximo presidente, por supuesto estaremos cubriendo todo lo que pase durante el proceso.