Porque querer que las mujeres conduzcan en Oriente Medio te hace una criminal.

En Arabia Saudita los derechos humanos se rigen por las leyes religiosas islámicas. A su vez, las leyes religiosas están empeñadas en resaltar dos de los valores más prominentes de la cultura islámica: la moderación y la tolerancia.

Ni siquiera voy a señalar la paradoja en el segundo “valor”.

Por supuesto, el régimen estricto que se encuentra en el poder solo entiende la moderación como una regla que acapara mayormente a las mujeres, y cuando consideran que una de ellas no está siendo “moderada”, su manera de combatirlo es violando su propio principio: la tolerancia.

Pena de muerte, castigos corporales, torturas y cárcel son algunas de las medidas favoritas del gobierno. Y en una larga historia de abusos contra los derechos humanos, las mujeres saudíes se han encontrado con mil y un formas de discriminación. Lo último en esta competencia de antecedentes, es la detención de la activista Loujain al-Hathloul.

Loujain al-Hathloul es una defensora de los derechos de 27 años, que ha criticado y desafiado abiertamente la prohibición de conducir, impuesta de facto a las mujeres. A tal punto, que en el 2014 fue arrestada y capturada por 73 días después de intentar conducir desde los Emiratos Árabes a Arabia Saudita por su cuenta.

cin

Loujain al-Hathloul también se presentó en las elecciones saudíes de noviembre del 2015, justamente coincidiendo con la primera vez que se permitiría a las mujeres votar y presentarse a las elecciones. Sin embargo, aunque se reconoció su condición de candidata, su nombre nunca llegó a incluirse en las papeletas.

La razón detrás de su reciente detención no ha sido revelada. Las autoridades retuvieron a Hathloul en el aeropuerto internacional King Fahd, en la ciudad saudita de Dammam, y ahora la dirigen a Riyadh, la capital, para ser interrogada en la Oficina de Investigación y Enjuiciamiento.

“En lugar de hacer honor a su promesa de una Arabia Saudí más tolerante, el gobierno ha vuelto a hacer añicos cualquier atisbo de que está verdaderamente comprometido con la defensa de la igualdad y los derechos humanos.” - Samah Hadid, directora de Campañas de Amnistía Internacional para Oriente Medio.

Según reporta Amnistía Internacional, no le han permitido ver un abogado ni contactar a su familia. Por más de que el motivo exacto de su aprehensión se mantiene oculto, los ojos internacionales y la organización de Amnistía creen que tiene que ver con con su activismo de derechos humanos, que la convirtió en un blanco seguro para el reino saudí.

“El hostigamiento incesante de las autoridades saudíes a Loujain al-Hathloul es absurdo e injustificable. Aparentemente, han vuelto a actuar contra ella debido a su labor pacífica como defensora de los derechos humanos que alza la voz en favor de las mujeres, sometidas a continuas trabas en el reino saudí” - Samah Hadid, directora de Amnistía Internacional.

Aunque el caso actual de Loujain al-Hathloul es uno de los más conocidos, por su prominente labor como defensora, no es el primero de este año. El 2017 ha presenciado deportaciones, arrestos y castigos de mujeres sauditas que tratan de escapar o luchar contra la subyugación femenina en el país.