Lena Dunham protege a Murray Miller - The Amaranta
Podemos admirar su arte pero no sus acciones

Lena Dunham, una vez más demostró que es una persona horrible. A lo largo de su carrera pareciera haber sacado más disculpas públicas que contenido.

Lo que pasó esta última vez es, en cuentas muy resumidas, lo siguiente: Aurora Perrineau, una actriz de 23 años, acusó a Murray Miller, uno de los escritores de Girls, de haberla violado cuando tenía 17. Por cierto, Perrineau no lo acusó mediante #MeToo o usando redes sociales, fue directamente a través de la policía de Los Ángeles, y de hecho no se ha pronunciado a los medios.

Lena, quien ha pasado los últimos meses hablando de cómo debemos creerle a todas las mujeres siempre, decidió que tenía demasiado tiempo sin cag*rla públicamente. A pesar de que nadie demostró ni el más mínimo interés en su opinión, Dunham sacó una nota de prensa básicamente llamando a Perrineau una mentirosa. La parte más merecedora de una volteada de ojos masiva fue:

 “... Durante todos los momentos de cambio también hay incidencias de la cultura, en su entusiasmo, atacando a las víctimas equivocadas. Creemos, habiendo trabajado de cerca con él por más de media década, que este es el caso con Murray Miller. Mientras que nuestro primer instinto es creer la historia de cada mujer, nuestro conocimiento como personas con información privilegiada de la situación de Murray nos hace estar seguras de que esta acusación es uno de los 3% de reportes falsos de todos los años”.

Primero, “más de media década”, ¿en serio?, ¿porque decir “6 años” es demasiado mainstream? Segundo, a menos que estuviese presente durante la noche del supuesto incidente, no hay manera que su “insider info” valga realmente lo suficiente como para desmentir a Aurora. Cuando quitas lo insufrible y pretencioso, lo que Lena quiso decir fue “le voy a creer a mi amigo porque solo estoy dispuesta a apoyar a las mujeres cuando sea cómodo para mi”. Básicamente, el himno oficial del white feminism. Lena apesta y consistentemente le hace daño a cualquier causa feminista que decide “parasitear”. Al mismo tiempo, su actitud ha dañado su trabajo desde el principio. Nadie diría que son sus haters lo que hemos dañado su carrera. Porque aparentemente cuando se trata de mujeres, es fácil dejar de pedir que separen al arte del artista y además sí se puede encontrar al causante correcto de las consecuencias.

Tomemos a Louis CK. Después de que salieran las acusaciones en su contra pasó lo siguiente: perdió todos sus contratos y está siendo execrado de todos lados. Todos sus amigos, como Colbert, Meyers, Jimmy Kimmel, y James Corden hosts de late night shows, hicieron completo silencio o solo un par de chistes al respecto. Y además, casi inmediatamente después el público comenzó a hablar de cómo “le habían arruinado la carrera”, “¿qué más quieren? Ya se disculpó”, y cómo hay que separar el arte del artista. Supongo que porque quieren reirse de sus especiales sin sentirse incómodos y de todos modos, es demasiado complicado encontrar un nuevo comediante favorito.

La diferencia entre Louis CK y Lena Dunham no es que uno sea más talentoso que el otro. Objetivamente, acepto que Lena es una escritora increíble a pesar de que su visión del mundo sea insoportablemente privilegiada. Cuando lo logra es excelente, cuando se cree su propio hype es vagamente tolerable. Su show recibió críticas extraordinarias durante toda su duración a pesar de los comentarios sobre la falta de diversidad racial. Aunque entiendo que no es fácil de tragar. Yo nunca pude verlo completo, empatizo con la gente que no puede Girls más de 15 minutos, solo no a aquellos que no la vieron porque “ew, una gorda desnuda ¿cómo se atreve?”.

Louis CK, por otro lado, ha sido menos controversial y más querido. Sus stand ups son referencias culturales y a pesar de que Louie, recibiera las mejores críticas de parte de los expertos, no es necesariamente para todo el mundo. Es más como un gusto adquirido y sus fans y el público en general siempre están dispuestos a darle la oportunidad porque es Louis CK. Objetivamente, Louie muchas veces fue tan problemático como Girls, especialmente el capítulo de hace unos años en el que hay una escena de date rape, que CK insistió, por alguna razón que no era para nada date rape. Y ese es el problema con Louis CK, por todo lo híper consciente que parece ser de los problemas de la sociedad, sigue pasando su acto de “tipo que claramente no sabe respetar los límites de los demás” como “pobre tipo inseguro y awkward”. Es fácil esconderse detrás de la coraza de “soy awkward” para evitar responsabilizarte por el hecho de que no eres ni de cerca tan consciente como pretendes ser y no aprender nada nunca. Así como para Lena es fácil decir “estoy aprendiendo, soy humano, puedo equivocarme” cada vez que su racismo inconsciente sale a flote.

Lena en los ojos del público, nunca tuvo chance porque simplemente era Hannah Horvath su protagonista insufrible, inmadura, e inconsciente. Nunca hubo un momento en el que separara al arte del artista. Louis CK en cambio, no era el Louis problemático, patético, y ligeramente misógino de Louis. Ahora que Lena decidió apoyar a la peor persona posible, es momento de botarla de la sociedad… pero Louis quien fue terrible por su propia cuenta, solo necesita un descanso para que podamos perdonarlos. Un doble estándar bastante absurdo.

Look what you made me do, society, acabo de defender a Lena Dunham por primera vez en mi vida. Si fuese por mi, el mundo podría vivir sin ambos para siempre. Es hora de que dejemos de darle segundas oportunidades a Dunham, Zinzi Clemmons, una de sus antiguas escritoras explica porqué mucho más elocuentemente que yo. Y también es hora de dejar pasar a CK solo porque es “awkward”. We can do much better. En serio no los necesitamos a ninguno de los dos.