La opinión que existe sobre las mujeres que ven pornografía - The Amaranta
XXX no es solo para XY

Poco a poco se han roto los paradigmas de lo que se debe y no se debe hablar. La masturbación femenina, la marihuana, el S&M, disfrutar de Keeping Up With The Kardashians y que las mujeres vean pornografía son temas que han aparecido en los foros para ser discutidos de forma abierta y sin prejuicios.

Así que discutamos.

GIPHY

GIPHY

 Le preguntamos a 10 hombres sobre lo que opinaban de las mujeres que veían porno. Para nuestra sorpresa 8 de ellos consideraron que es una fabulosa idea. No usaron por supuesto la palabra “fabulosa” pero eso es en general lo que opinan:

  • “* risas* Es natural, sobretodo de una forma educativa.”
  • “Deberían romper con ese tabú e intentarlo.”

El tema fue tomado mucho más a la ligera de lo esperado. Por supuesto, la pregunta tomó por sorpresa a todos y fue buen tópico para dar cabida a varias risas, pero realmente no vieron con mala cara que las mujeres disfruten de la pornografía. 

De las conversaciones derivadas de la pregunta se puede rescatar que muchos hombres abogaron porque varias mujeres dicen no ver pornografía, que podría ser una actividad sexy y cómica para hacer en pareja, que sería interesante hablarlo con más mujeres, y que les haría sentir menos inhibidos saber que sus novias no tienen ningún problema con ese estilo de películas.

Por otra parte 9 de las 10 mujeres que encuestamos sobre el mismo tópico opinan que no ven pornografía regularmente. De hecho las respuestas fueron dadas en cierto tono de espanto:

  • “Es que no me llama la atención”
  • “Creo que me da pena admitir que lo vi una vez”

El problema con la encuesta a las mujeres vino desde el inicio. Tan solo decir la palabra “pornografía”, las que no tenían confianza con la encuestadora se mostraron en total incomodidad. Pero una vez que el foro se abrió, lo que dominó la conversación fue lo innecesario que percibían ver pornografía, porque “no le veían utilidad”. Además se cohibieron un poco al admitir, que aunque sea por accidente, se habían topado con una película triple X.

Gracias a este pequeño tanteo de opinión pública, vimos que la limitante es puesta por las mujeres.

Es lógico admitir que la pornografía objeta a la mujer. La hace ver como un instrumento sexual que solo sirve para disfrazarse de colegiala, fingir que se perdió en camino a su casa y que necesita ayuda de un musculoso obrero para llegar sana y salva, a su cama.

No es realista, y ha sido criticada por crear falsas expectativas en los hombres.

GIPHY

GIPHY

Pero, women like sex too!

Hoy en día se sabe muy bien, basta solo ver el éxito que Fifty Shades of Grey obtuvo. Por más pobre y básica que haya sido considerada la saga por los críticos, sirvió como perfecto ejemplo y grito social para las mujeres que también disfrutan de la pornografía y del sexo. Ya sea por curiosidad o por genuino amor a Christian Grey, la pésima película fue un éxito de taquilla gracias a las mujeres.

En foros y sitios web se abrieron discusiones. El mundo comenzó a ver que capaz lo que necesitábamos era una historia de amor para acompañar al sexo.

La industria de la pornografía produce sus películas para un público masculino. Por eso el descuido en el guión, la baja producción, los pésimos diálogos y el enfoque de cuadros en las vaginas. Eso es realmente lo que los hombres quieren ver.

Tal vez si todas estas cosas mejoraran un poco, le dieran un tanto más de protagonismo en cámara a los hombres y le añadieran una historia de amor con personajes interesantes, las mujeres seríamos más consumidoras de estas películas, porque repito, A LAS MUJERES TAMBIÉN LES GUSTA EL SEXO.

Erika Lust es la primera partícipe de esta línea de pensamiento. Es una productora y guionista de películas eróticas, que por no sentirse identificada con la pornografía que veía, decidió crear películas triple X pensando en las mujeres bajo el sello de su productora Lust Films (puede tener contenido explícito).

“Había algo en las imágenes que me excitaba, pero también muchas cosas que me molestaban. No me sentía identificada en esas películas: ni mi estilo de vida, ni mis valores, ni mi sexualidad aparecían por ninguna parte”.

Su primer proyecto fue The Good Girl y Life Love Lust. Obtuvo el premio de mejor película en The Feminist Porn Award (puede tener contenido explícito). Y pues sí, eso existe.

No te avergüences. Échale un vistazo a las películas de Erika Lust o a las típicas de hombres, así sea para ridiculizar la mala producción de la película. Lo peor que puede pasar es que termines riendo y con un tip nuevo.

Admito que no es como para gritar en la oficina que esta mañana te metiste en Pornhub, pero deberíamos hacer entender que no hay nada de malo ni sádico en ver pornografía. 

GIPHY

GIPHY

Y solo por si es una preocupación/excusa, la mayoría de los sitios en internet de porno tienen mucho menos virus que las paginas que regularmente visitas.

El punto realmente es no seguir alimentando el tabú. Si quieres intertarlo, go ahead. Luego decide si es lo tuyo o no.