Libia es el mercado de esclavos del siglo XXI

Aunque cueste creerlo, la esclavitud no es una palabra que se quedó encerrada en nuestros libros de historia del siglo XIX. Lamentablemente es algo que sigue pasando y como somos seres humanos, hemos preferido tapar esa ventana y no enfrentar el hecho de que personas como tú y yo que tienen la piel pegada a los huesos, son ofrecidos como pescado fresco en las plazas de Libia.

Un poco difícil de imaginar pero no imposible.

¿Qué está pasando?

El pasado 14 de noviembre se difundió un video de mala calidad y con una luz miserable que mostraba algo aún más miserable: un grupo de jóvenes en algo que parecía una plaza mientras se escuchaba una voz lanzando cifras.

Y luego, el 2 de diciembre todos celebraron el Día Internacional de la Abolición de la Esclavitud. Ironic, right?

libya

Durante años, el tema del tráfico de personas ha estado presente en muchísimos países, en especial en regiones de África, donde ha empeorado gravemente. A mediados de este año, se publicó el Informe de la Trata de Personas donde este continente fue el ganador en cuanto a mayor incumplimentos de los Derechos Humanos.

Pero ahorita el problema está en Libia, donde tanto niños como adultos refugiados que quieren entrar en Europa están siendo interceptados por bandas criminales, mafiosas y traficantes para venderlos al máximo postor. Su costo, como si estuviésemos hablando de pedazos de carne, varía entre los 200 y los 400 euros.

¿Su uso? Trabajos sin descanso de construcción, carpintería o cualquier cosa manual o de carga, y para las mujeres...pues casi siempre para servir de juguetes sexuales a sus “amos” y de prostitución (esto incluye a las adultas y a las niñas).

El mundo ha sido espectador pero las soluciones han sido muy pocas y muy vagas por parte de la ONU, las ONGs y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

¿Por qué debería importarte?

Porque las cifras indican que alrededor de 40.3 millones de hombres, mujeres y niños son tratados como mercancía y vendidos como esclavos alrededor del mundo. 24.9 millones son víctimas del trabajo forzado, 15.4 son obligados a casarse y 4.8 son vendidos con propósitos sexuales. O al menos ese es el estimado global.

La mayor parte de las víctimas vienen de países como Senegal, Somalia y Ghana que intentan cruzar Libia para llegar a Europa, sin saber que están cayendo en una trampa que ya ha asesinado a más de 3 mil personas este año, de acuerdo a la documentación de la OIM y CNN.

Una vez que caen en esta trampa, solo unos pocos logran escapar.

esclavos

¿Qué pinta Libia en todo esto?

Una sola cosa: la política en Libia está vuelta un c*lo.

Están dos gobiernos disputándose el poder, el gobierno oficial del presidente Fayez al-Sarraj y el llamado Congreso Nacional General de Trípoli que es islamista y actúa como contrapoder, controla la capital y los mafiosos y traficantes se están echando una bomba con esta situación de caos.

Cabe destacar que esa es la razón principal por la que dejan que ocurran estas cosas, porque política y legalmente la autoridad es vaga y cualquier sanción que hagan (además de que no es prioridad) entrará por un oído y saldrá por el otro.

¿Qué pasará ahora?

Todo depende de las sanciones que haga la ONU y los países.

Lo bueno es que hace dos semanas, este tema fue tratado con carácter de urgencia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Y aunque creamos que no hay nada que un “condenó tal cosa” puede salvar, sí planean ser estrictos no solo en seguridad de las fronteras sino en humanizar políticas de migración y poder mejorar su sistema de recepción.

Ruanda es uno de los países que ha acordado aceptar darle acoger a 30 mil inmigrantes. Y realmente haría una gran diferencia a apoyar las leyes (dentro de sus medidas) que den empatía ante la situación de los refugiados en regiones de Libia y Siria.

Países como España y Francia han demostrado su “condena” ante este “crimen contra la humanidad”.