La reacción de la multitud constó de burlas y preocupación.

Fotografía: Tibrina Hobson

El lunes 3 de octubre en la madrugada, fue tendencia mundial en Twitter, un video de Kanye West diciendo que tenía que atender una emergencia familiar. y luego su nombre estuvo en los titulares de los medios.

Estamos acostumbrados que la "socialité" aparezca en los medios frecuentemente, imaginarnos que lo haría por protagonizar un robo, nos sorprendió a todos. Kim Kardashian es de esas famosas que pueden ser queridas y odiadas, y seguir teniendo fama y estatus. Criticada hasta llegar al punto de acabarse las ideas para hacerlo. Un personaje extravagante que logra que se hable de su persona.

El mayor problema no es que la hayan robado, donde se sigue investigando el caso para llegar a los ladrones que interrumpieron en su habitación del hotel en París. Un botín millonario, con joyas y excentricidades valoradas en 10 millones de dólares. Es que hayan pasado dos cosas en torno a este acontecimiento.

La primera, que Kim ya amordazada y encerrada en el baño, lo primero que le vino a la mente fue que la iban a violar y asesinar. Que la muerte esté después que la violación es preocupante. Todavía la mujer teme pasar por esta lamentable realidad que nos sigue afectando. Todavía hay ese miedo, esa incertidumbre de que vaya a ocurrir, de alguna u otra manera. Por suerte, pudo salir ilesa.

Lo que nos lleva al segundo punto, las redes sociales albergan el mayor odio del mundo. Es que por supuesto, llegarían las reacciones tarde o temprano. Los usuarios no se midieron ni se censuraron para atacarla. Defendiendo sus posiciones porque ella “se lo merecía”. Señalan que presumir de su dinero y fama traería sus consecuencias. Deseándole la muerte y que la violación hubiera ocurrido. Pero, WTF ¿qué está pasando con la multitud en los medios? Todos los días nos llevamos sorpresas por los juicios.

No se justifica querer el mal para el otro, más aún cuando no se tiene una relación o una cercanía. Que mala costumbre de criticar y juzgar, es fácil esconderse detrás de una pantalla y un teclado, de una cuenta que solo busca llamar la atención. La protección que sienten muchos en las redes no los deja darse cuenta de lo que realmente están comunicando.

La sociedad sufre ya de una gran cantidad de obstáculos para mejorar, no pueden seguir esparciendo pensamientos negativos. Kim Kardashian es una persona antes que una celebridad, tiene sentimientos y derechos. Hay que dejar atrás al personaje que ves y comenzar a pensar que ella es como cualquiera de nosotros y lo que menos necesita es esta campaña de resentimiento.

Como si no fuera suficiente, el mundo nos ha demostrado su creatividad para abordar estos acontecimientos. En una página de internet llamada Costumeish, ofrecen disfraces para Halloween "únicos y accesibles". Se han dado a conocer por tener en venta un disfraz peculiar. Llamado "Kit de disfraz víctima de robo parisina" Sí, como lees y no estamos jugando. 69.99$ es lo que tienes que pagar por aparentar ser una Kardashian. 

"Ella ha dedicado su vida a la promoción de la decadencia americana, la juventud, y el hedonismo, pero todo lo que la vida llamativa conlleva se ha puesto al día con ella una noche en París, cuando hombres armados la ataron, robaron sus joyas y su tranquilidad. Este Halloween pasa un buen rato con la cultura pop y el vestido al igual que la Reina de las redes sociales."

Costumeish 

Costumeish 

Hasta señalan que la bata que conforma el conjunto es sexy, algo muy importante a la hora del robo, cómo estaba vestida. No podemos decidir entre todas las cosas que es lo peor. Tomemos esto con una broma, total, es solo un disfraz ¿qué daño puede hacer? 

Costumeish 

Costumeish 

E NEWS

E NEWS

Este tipo de conductas en un futuro solo lograrán que los artistas y famosos cierren sus cuentas en las principales redes sociales. Tanto es el acoso y el cyberbullying que ya no tuitean ellos mismos, son otras personas. El material expuesto ahí, ni lo tocan. No quieren saber qué se está hablando de ellos. 

Esperamos que se deje la tendencia de creer que lo peor que se le puede desear a una mujer es que la violen. Es un tema delicado, porque nadie debería pasar por eso. Antes de comentar, piensen dos veces como se están presentando al mundo y el trasfondo de sus caracteres.